Todo sobre los minijobs

Los trabajos a tiempo parcial, para jóvenes y con carácter formativo, se han llamado de toda la vida becas. Hoy son minijobs, y están mucho mejor regulados.

Los trabajos a tiempo parcial, para jóvenes y con carácter formativo, se han llamado de toda la vida becas. Hoy son minijobs, y están mucho mejor regulados.

La semana pasada hubo Debate sobre el Estado de la Nación, y entre insultos, corrupción y descalificaciones varias, también se coló alguna que otra medida, aunque no lo parezca. Una de las que pasaron más desapercibidas pero que puede ser importante para muchos es el anuncio de la introducción definitiva de los minijobs, esa especie de milagro en forma de trabajo para los jóvenes. En Alemania funciona, dicen que allí al menos 7 millones de jóvenes han encontrado su primer empleo con esa medida gubernamental, pero hay que tener claro sus pros y sus contras antes de lanzarse a la euforia o a la crítica desmedida.

Un minijob, en esencia, es una vuelta de tuerca a las prácticas de toda la vida, pero bien reguladas. Se tratará (trataría) de trabajos a todos los efectos, pero con una jornada máxima de unas 20 horas semanales y un salario neto que rondaría los 400 euros al mes. Y decimos neto porque una de las ventajas es que no pagan impuestos como un trabajo común. Es decir, el trabajador (joven, en todo caso menor de 35 años) trabajaría a tiempo parcial para una empresa que solo pagará por él la seguridad social mínima, y además recibirá una bonificación en caso de que ese trabajo minijob se convierta en indefinido al terminar el periodo de vigencia del minijob, que por definición es lógicamente temporal. Se habla de unos 500 euros al mes de subvención por hombre hecho indefinido y de 700 euros en el caso de mujeres durante los 3 primeros años de contrato. En la práctica, por tanto, durante los primeros 3 años largos de vida del contrato al empresario le saldría muy barato, prácticamente como tener a un becario, pero mejorando las condiciones del trabajador. Otra cosa es si de verdad le servirá para meter la cabeza en el mercado laboral.

En principio, estos contratos podrán ser firmados por empresas de empleo temporal como contratos formativos. El gobierno tiene mayoría absoluta y ganas por sacar esta medida adelante, así que antes del verano podríamos tener esos primeros minijobs en vigor.