Calderas de Biomasa: ahorrar y cuidar el medioambiente.

Pero hay alternativas al gas y a la electricidad que nos pueden permitir ahorrar dinero a fin de mes, aunque también requieren una inversión importante: me refiero a la Biomasa.

Pero hay alternativas al gas y a la electricidad que nos pueden permitir ahorrar dinero a fin de mes, aunque también requieren una inversión importante: me refiero a la Biomasa.

Una caldera normal puede rondar los 1000 euros y una de biomasa puede estar por entre los 3000 y 5000 euros según el modelo. Este es el principal inconveniente: un precio alto que nos impide invertir de verdad en algo que, a la larga nos compensa.

Además de que la luz y el gas (o el gasoil) no han parado de subir en los últimos años (incluso el IVA), el precio de la biomasa se mantiene bastante constante, siendo un 50% más económico cuando hablamos de cantidades equivalentes de combustible (es decir, teniendo en cuenta que para producir el mismo calor, nos hace falta más cantidad de biomasa que de gasoil, pero el precio es menos de la mitad). Y, además, la biomasa tiene un rendimiento energético cercano al 90% y contamina mucho menos, pudiendo utilizar sus cenizas como abono.

Sin tener en cuenta posibles ayudas a la implantación de energías verdes como la biomasa, el coste de una caldera de biomasa, en zonas con un uso importante de calefacción, se amortiza en aproximadamente 3 años, obteniendo a partir de entonces un ahorro cada mes. Imagino que en sitio situados al norte o grandes complejos que hagan una inversión en calefacción importante durante el invierno, este tipo de soluciones es más que interesante.