¿Cómo está el sector bancario español en 2014?

Aunque suene a lejano, la crisis empezó en 2008 (bueno, empezó antes, pero nos dimos cuenta de ella en 2008). Ya han pasado 6 años.

Justo el año antes, España era una potencia mundial en crecimiento, inversión, empleo…incluso el sistema bancario español era un ejemplo a seguir por el resto del mundo (o eso nos decían). Pero todo esto vino abajo, como ya sabemos, incluso los bancos, que tardaron algo más, pero fueron cayendo.

Entre la inversión en el ladrillo, desahucios, morosos, preferentes y jubilaciones millonarias, la imagen que tenemos de los bancos ha caído mucho: pero no solo la imagen, sino que también la situación real.

Tal y como nos contaban en Expansión, desde el 2007, el número de bancos y cajas en España ha caído de 60 a menos de la mitad (por fusiones), se han cerrado más de 7.500 oficinas y el número de empleados se ha reducido en más de 30.000 (directos, en indirectos seguro que es mucho más).

‘Y todo esto: ¿les ha ido bien o mal?’ Hombre, pues ha habido de todo: en general todos hemos perdido porque ahora solo quedan dos cajas de ahorro, menos competencia y el estado ha tenido que ayudar a los bancos (y cuando digo el estado, digo todos nosotros). Luego ha habido fusiones que han ido bien y han aumentado sus activos y otras que han ido peor y tienen menos activos que cuando empezó la crisis.

El número uno sigue siendo el Santander, que sin haber comprado otros bancos o cajas en España, se mantiene como el banco con más activos (un 39% más que hace unos años).

El gráfico es para verlo en detalle.