Tarifa eléctrica: cuánto pagas cada mes y a qué corresponde

En abril de 2014 se cambió la forma de calcular cuánto pagamos por la luz en un (supuesto) intento de hacer más entendible lo que pagamos por la electricidad.

La gente esperaba entender por qué paga tanto de luz y, por supuesto, pensaba que iba a pagar menos, pero no se ha producido ninguna de las dos cosas. Nosotros intentamos ayudarte a entender un poco lo que pagas (lo de pagar menos, lo veo más difícil).

Como sabes, tu factura de luz tiene tres grandes bloques:

  • Consumo eléctrico: si un mes consumes más, pues pagas más y si consumes menos, pagas menos. Este precio puede variar (aunque muy poco) de una compañía a otra. Suele representar algo más de un tercio (de media) de la factura.
  • Peajes: solo por tener electricidad en casa, ya pagas una cantidad; además el precio lo fija el Gobierno y es independiente de la compañía con la que estés (depende de la potencia que tengas contratada, etc). Es más del 40 por ciento de la factura.
  • Impuestos: lo que falta (un 22%) es lo que pagas de impuestos (IVA, alquiler del contador, etc).

Como ves, la parte más importante (y que, por mucho que quieras, no puedes controlar) son los peajes. Ese 40% lo fija el gobierno y se distribuye en las primas a las energías renovables (un 17%), las compensaciones de electricidad a las islas (para que puedan pagar el mismo precio que el resto de España., el coste de transportar la electricidad a las Islas Baleares y Canarias, se repercute en la factura en un 4%), Bono Social (para aquellas familias con determinadas condiciones de desprotección, se les realiza un descuento en su factura que se repercute en el resto de consumidores en un 0,5%) y el resto (casi un 20%) es para pagar el déficit (la deuda acumulada del estado con las eléctricas).

¿De dónde viene esa deuda? Pues imagina que el Gobierno fija los peajes en un 40% de la factura pero, al final del año, se dan cuenta que debería haber sido un 45%, es decir, se debe pagar más por la luz…Hay dos opciones: o subes la luz y cabreas a todos los ciudadanos que no paran de pagar más por la luz y te arriesgas a perder votos o, por el contrario, le dices a las eléctricas que mantienen ese 40% y que, lo que falte, que lo apunten en la cuenta llamada ‘déficit tarifario’ y ya se le pagará. Esa deuda no ha parado de crecer (y no para): empezó en el 2000 y ya va por 30.000 millones de euros (si somos unos 46 millones, son unos 650 euros por ciudadano). Casi nada.