Hipotecas baratas: pon precio a tu casa con Serbihabitat La Caixa

Si estás cansado de ver precios desorbitados por casas que no se lo merecen, dile tú a los bancos cuánto estás dispuesto a pagar por un piso. A ver si así se enteran de lo que podemos ofrecer.

Si estás cansado de ver precios desorbitados por casas que no se lo merecen, dile tú a los bancos cuánto estás dispuesto a pagar por un piso. A ver si así se enteran de lo que podemos ofrecer.

Quien tiene una casa pagada, tiene un tesoro, pero quien tiene una casa para vender, tiene un problema. Los últimos datos en compra-venta de viviendas hablan de mínimos históricos, y siguen cayendo las ventas. Los bancos tienen cerrado el crédito para casas llegadas de fuera de sus stocks, pero es que ni siquiera se ven capaces de deshacerse de su cartera inmobiliaria a pesar de las condiciones más que preferentes y los descuentos más que importantes que llevan meses proponiendo bancos y cajas de ahorro.

La Caixa, una de las entidades financieras con mayor parque inmobiliario del que deshacerse (no olvidemos que los bancos son hoy las principales inmobiliarias del país, en el fenómeno conocido como bancoinmobiliaria) se ha propuesto romper el mercado con una curiosa iniciativa: pon el precio de tu casa. Básicamente, consiste en que entres en su página web, www.sebihabitat.com, busques la casa de tus sueños (o la que más se le parezca) y le pongas el precio que estás dispuestoa vender. Es lo más parecido a una subasta online, pero con diferentes pasos que lo hacen original y diferente:

  1. Registro en la página web. Ya tienen localizados así a posbiles compradores…
  2. Buscar etiquetas amarillas. Los únicos pisos a los que podremos ‘poner precio’.
  3. Proponer precio.
  4. Si a SerbiHabitat le gusta lo propuesto, nos llamarán para que vayamos a ver el piso.
  5. Si seguimos pensando en que hemos puesto un precio razonable, formalizamos la oferta y damos una señal (de entre 1.000 y 3.000 euros) y nuestra documentación personal (nómina, antecedentes, cuentas bancarias…) para iniciar los trámites.
  6. Serbihabitat estudia el caso, lo compara con otras ofertas y si la nuestra es la elegida, empieza el proceso de compraventa.
  7. Si no somos elegidos, se nos devuelve el dinero y se nos dice qué oferta ha ganado, si es que alguno lo ha hecho.
  8. De ser los vencedores de la ‘subasta’, tendremos financiación de hasta el 100% del inmueble y plazo de pago de hasta 30 años.

Cuando menos original, ¿no?

Nuevas comisiones bancarias: Orden de Transparencia Bancaria

A nadie le gusta pagar más por tener su dinero en el banco, pero si a cambio podemos recibir información válida sobre cómo aumentar ese dinero, puede ser una buena inversión.

A nadie le gusta pagar más por tener su dinero en el banco, pero si a cambio podemos recibir información válida sobre cómo aumentar ese dinero, puede ser una buena inversión.

El modelo bancario español es muy diferente del modelo europeo, de estilo anglosajón y presente en casi todo el mundo. En España estamos acostumbrados a tener una sucursal de cada banco y caja casi en cada calle y pueblo, con muy poca gente trabajando en sus oficinas y personal poco especializado, comerciales que igual que te ofrecen una hipoteca te devuelven un recibo o te dan cambio. En el resto del continente sucede todo lo contrario: pocas sucursales (y también menos cajeros automáticos) y oficinas más grandes, con más personal y mucho más especializado. En el resto de Europa es inconcebible que quien se encarga de la Bolsa o de las hipotecas esté en caja haciendo transferencias, por ejemplo. Esto provoca que en España el asesoramiento sea gratis total mientras que en otro sitios acostumbran a pagar comisiones, recibiendo a cambio un trato mucho más especializado, personalizado y beneficioso.

Pues bien, cada vez somos más Europa, también en esto. La nueva Orden (Ministerial, del Ministerio de Economía y Hacienda) de Transparencia Bancaria que se estudia estos días tiene visos de salir a la luz, y supondría, entre otras cosas, la petición formal del Gobierno a los bancos y cajas de ahorros para mejorar sustancialmente la formación y dedicación de sus trabajadores al asesoramiento financiero de sus clientes. Esto quiere decir, en la práctica, que quien más dinero tenga y por tanto esté dispuesto a pagar por un asesoramiento que sí le puede dar réditos, pagará y obtendrá mejor trato, mientras que aquellos sin ahorros o con poco que perder dejarán vía libre a los comerciales de su banco para que traten con clientes que de verdad necesitan/quieren un asesoramiento en profundidad. Se cifra en unos 120 euros por consulta el precio que un experto bancario podría reclamar a su cliente por este asesoramiento individualizado.

Mientras encuentas recientes hablan de que 3 de cada 4 inversores con más de 50.000 euros en el banco pagaría por estos servicios, solo 1 de cada 4 ahorradores en general afirman fiarse de los consejos que le ofrece su comercial de toda la vida. Aumentar ambas estadísticas está en la mente de esta nueva comisión bancaria.

Límites a los depósitos bancarios: Ley Salgado

Nadie en su sano juicio renunciaría a obtener rentabilidades récord por su dinero, pero debemos saber que están prohibidas por ley, aunque no se publicite.

Nadie en su sano juicio renunciaría a obtener rentabilidades récord por su dinero, pero debemos saber que están prohibidas por ley, aunque no se publicite.

Hace meses, tonto era el banco que no ofrecía un superdepósito al 4% o hasta el 5%. Eso, en tiempos en que el Gobierno rescata bancos y fusiona cajas por tener telarañas en su tesorería, cantaba mucho. Tanto es así que el legislativo se puso manos a la obra para crear una nueva ley que pusiera freno a las rentabilidades desatadas en los productos financieros. Así, pusieron los siguientes topes de gasto a lo que las entidades financieras nos podían ofrecer, en lo que se dio en llamar Ley Salgado por firmarla la ministra de Economía del mismo nombre:

  • Depósitos a 12 meses o menos: máxima rentabilidad = 150 puntos básicos (1,5%) por encima del Euribor a 3 meses.
  • Depósitos a un año o más: tope en 100 puntos básicos con respecto al Euribor a un año.
  • Cuentas a la vista: tope en 100 puntos básicos sobre el Euribor a un mes.

Como revisar estos datos diariamente (que es como se revisa el Euribor) es un trabajo de chinos y gastarían más en rehacer ofertas, se concluýó que lo más sensato era revisarlo cada trimestre. Pues bien, se acaba de hacer esa revisión trimestral y esto es lo que podremos encontrarnos en los bancos desde aquí hasta principios de 2012:

  • Depósitos a la vista: no más rentabilidad que 2,38%
  • Plazo fijo hasta un año: 3,07% máximo de rentabilidad
  • Plazo a un año o más: 3,11% máximo

Ha habido un pequeño repunte en los plazos fijos a corto plazo y una pequeña rebaja en los tipos máximos que pueden ofrecernos los bancos en los plazos medio y largo. Eso sí, que nadie se engañe, muchas entidades seguirán con sus ofertas de plazo fijo al 4% o incluso más, pues a muchos les sale a cuenta pagar las multas que impone el Banco de España por saltarse la Ley Salgado y no perder clientes por rebajar sus rentabilidades. Dada su falta de resultados, muchos dan por muerta esta ley a partir del 20-N.

¿Qué es una recapitalización? ¿A quién afecta?

Hay palabras que no por mucho repetirse sabe uno qué significan exactamente. También estamos aquí para aclarar dudas sobre esos términos tan necesarios pero tan ininteligibles.

Hay palabras que no por mucho repetirse sabe uno qué significan exactamente. También estamos aquí para aclarar dudas sobre esos términos tan necesarios pero tan ininteligibles.

Desde que la Unión Europea, especialmente la zona euro, se convirtió en el avispero de economistas sin soluciones que parece ser hoy en día, hay algunos términos que han pasado al primer plano de la actualidad. Ya no solo se habla de ellos en la prensa salmón, esa que ahora lee todo el mundo cuando antes no servía ni para envolver bocatas, sino que también es noticia de apertura de la sección internacional a diario y muy a menudo del periódico, Telediario o programa de radio en general. Aquí estamos los ninja para intentar aclarar dichos conceptos, a menudo abstractos. El término estrella de los últimos días: recapitalización.

La Unión Europea obliga actualmente a los bancos y demás entidades financieras a tener un 9% como mínimo de capital de máxima calidad. Como no llegan a ese porcentaje con sus actuales números, el camino para lograrlo está claro: recapitalización. Dícese del procedimiento por el cual una empresa, sea cual sea, aumenta su nivel de capital. En lo que respecta al sector financiero, esto se puede hacer, básicamente, de dos formas distintas: canjeando deuda o bonos en poder de la propia entidad por acciones, aumentando así el valor de la entidad sin tocar demasiado sus balances contables, o vendiendo más deuda o valores de renta variable para conseguir más capital en el corto plazo, pero mayor inseguridad cara al futuro. En este momento, los bancos y cajas (sobre todo BBVA y Santander, los más exigidos porque son entidades gigantes y el 9% de mucho es más que el 9% de poco…) han de optar por la primera y más ‘limpia’ opción. La cosa está tan de moda que hay empresas que ya se venden como expertos en el tema.

Estos procesos lo que consiguen al final no es solo el aumento de capital de la entidad en cuestión, sino un cambio en su estructura financiera, un objetivo mucho más importante que el que suele dar pie a las recapitalizaciones, que es ni más ni menos que hacer frente a nuevas obligaciones en el corto/medio plazo. En el caso de bancos y cajas, toda recapitalización ha de venir de la mano de garantías sobre el nuevo capital creado para evitar que ello influya en el balance ingresos/gastos del futuro próximo.

Campaña Damos Crédito Bankia, préstamos al consumo

Si necesitas dinero rápido, los créditos al consumo pueden ser el mal menor. El grifo parece cerrado, pero hay quien sigue ofertando este tipo de producto financiero.

Si necesitas dinero rápido, los créditos al consumo pueden ser el mal menor. El grifo parece cerrado, pero hay quien sigue ofertando este tipo de producto financiero.

Bankia, dícese de la fusión de Caja Madrid, Bancaja, Caja de Ávila, Caja de Canarias, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja, revolucionó el mundo financiero hace ya meses conviertiéndose en el mayor monstruo (perdón, grupo) de cajas de país. Pero es cierto que a la hora de la verdad no revolucionó el mercado de los productos financieros, nada nuevo aportó. Quizá una vez consolidada la fusión, y aunque corren malos tiempos para las finanzas parece que poco a poco quieren cambiar esa visión. Para empezar, con un producto delicado: los créditos al consumo.

La Caja presidida por Rodrigo Rato acaba de lanzar la campaña Damos Crédito a tus Ilusiones, rimbombante título que quiere decir básicamente…

  • TIN: 10,5% (que al final se queda en un TAE rondando el 12% para créditos d euros 10.000 euros, para hacerse una idea).
  • Línea de crédito de 6.000 millones de euros en total.
  • Máximo: 500.000 clientes.
  • Para clientes de la entidad o nuevos clientes en las mismas condiciones.
  • Hasta 30.000 euros de forma inmediata.
  • Canales: telefónico, Internet, oficinas o cajeros automáticos.
  • Sin comisión de estudio.
  • Para accionistas de Bankia, sin comisión de apertura. Para los no accionistas, comisión del 2% por apertura.
  • Si te conceden un crédito de al menos 5.000 euros, entras en un sorteo de 20 iPad2

Este gigante de las finanzas tiene ya más de 11 millones de clientes, así que con lo mal que está la situación económica en España clientes no le van a faltar para su nuevo producto. Dicho esto, no hay porqué lanzar las campanas al vuelo, solo estamos ante un crédito al consumo más, caro como todos pero respaldado por un gigante del dinero y una campaña publicitaria acorde. El consejo siempre es el mismo: si no es total y absolutamente necesario, mejor no recurrir a este tipo de créditos.