Como denunciar fraudes laborales de manera anónima

Todos (estoy convencido) conocemos más de un caso en el que haya algún tipo de infracción laboral: trabajan más horas de las acordadas, se paga en negro, etc…

Todos (estoy convencido) conocemos más de un caso en el que haya algún tipo de infracción laboral: trabajan más horas de las acordadas, se paga en negro, etc…

Con la crisis a todos nos da miedo denunciar ese tipo de cosas, pero son denunciables: no es justo para el trabajador ni para la competencia que, si uno hace bien las cosas, otros se beneficien por hacerlas irregularmente.

Por eso el Gobierno ha creado una web en la que puedes denunciar de manera anónima cualquier tipo de fraude laboral que conozcas: en tu empresa, en tu caso, en algo que hayas visto por la calle, en un conocido, en la competencia…

Seguro que, como español que eres, estarás ya viendo el truco a todo esto: ‘pues yo ahora cojo y, como es anónimo, voy a denunciar a las empresas de la competencia, a mi vecino que me cae mal, al del taller que me cobró de más, etc…’. Puedes hacerlo, pero que sea anónima no quiere decir que sea indiscriminado.

Cuando el gobierno reciba una denuncia de una persona, la estudiará y comprobará (antes de hacer nada) que esa denuncia tiene una base: por ejemplo, si un restaurante consta como que tiene solo un trabajador y abre todos los días de la semana y tiene mesas para 50 personas, es evidente que algo llama la atención. En el caso de detectar algo, se actuará para confirmarlo y, llegado el caso, multar al culpable.

Que ahora sea anónimas no quiere decir que antes no lo fueran: siempre se ha podido denunciar este tipo de fraudes y no se iba a la empresa diciendo ‘tal persona ha denunciado a la empresa’; lo que ocurre es que ahora se ha simplificado todavía más y se hace vía web, sin necesidad de dar nombres ni apellidos del denunciante.

Esperemos que sea para bien.

¿Tengo derecho a que me pagen por pasar el reconocimiento médico?

El reconocimiento médico es parte de nuestro trabajo, por lo que no debe suponernos un quebradero de cabeza en ningún sentido. Y lo dice la ley, no nosotros.

El reconocimiento médico es parte de nuestro trabajo, por lo que no debe suponernos un quebradero de cabeza en ningún sentido. Y lo dice la ley, no nosotros.

A muchos os habrá pasado: llegas una mañana a la oficina, y en el tablón de anuncios, o en el buzón de entrada de tu correo electrónico, aparece un mensaje: horarios del reconocimiento médico. Te pones a buscar tu nombre y, como el resto de trabajadores, has de ir a pasar el reconocimiento médico fuera del horario de trabajo. Y lo que es peor, debes ir a pasarlo a un centro médico que está lejísimos tanto de tu casa como de tu puesto de trabajo. De acuerdo, las cosas están mal y no debemos exprimir al máximo a nuestro jefe, pero también está la cosa mal para el trabajador, y tampoco podemos estar renunciando a dinero si nos corresponde. Pero, ¿nos corresponde algo?

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales, el tótem legal sobre el que debemos preguntarnos, curiosamente no dice nada al respecto. Eso parece un intento de dejar el asunto al libre albedrío de la negociación colectiva, que en la mayoría de casos suele equivaler a lo que quiera el jefe. Pero, por otro lado, el Ministerio de Trabajo se ha pronunciado ya en varias ocasiones en un sentido muy claro: el garante de la seguridad del trabajador es la propia empresa, y por lo tanto los reconocimientos médicos son parte de esa responsabilidad. Esto supone que el reconocimiento médico habría de hacerse en todo caso en horario laboral, sin que ello suponga que el trabajador tenga que recuperar esas horas. Y además debería hacerse dentro del entorno de trabajo habitual, ya sea en el servicio médico que tuviera la empresa o con visita médica al recinto laboral, o en el peor de los casos en un lugar suficientemente cercano para que el desplazamiento no le supusiera gasto extra al trabajador. Si hubiera de hacerse fuera del horario laboral, el empleador debería dar el equivalente en horas libres pagadas, y pagar el correspondiente desplazamiento si éste se produjera.

Por otro lado, el Estatuto de los Trabajadores, como suele suceder en tema compensaciones, habla de horas libres o dinero en nómina como formas de pago equivalentes para este tipo de asuntos. Es decir, que derecho tenemos, pero a ver quién se pone a reclamar en firme en los tiempos que corren…

Huelga General en España el 14 de Noviembre. Algunos consejos

Está previsto, si no pasa nada, que el próximo 14 de noviembre se produzca en nuestro país una nueva huelga general, la segunda este año y la enésima de la crisis

Está previsto, si no pasa nada, que el próximo 14 de noviembre se produzca en nuestro país una nueva huelga general, la segunda este año y la enésima de la crisis

La anterior fue el 29 de marzo y la próxima será el 14 de noviembre, coincidiendo con la huelga general que se celebrará en otros países de Europa, como Grecia, Italia, Portugal…Esta semana se concretará finalmente esta fecha, ya que se quiere coincidir la del resto de Europa, pero coincide también con las elecciones catalanas, con lo que hay sindicatos partidarios de aplazarlo hasta el 25 de noviembre.

En el caso de producirse la huelga (sea la fecha que sea finalmente), recuerda que ya te hemos comentado en otras ocasiones los derechos (y obligaciones) que tienes en una Huelga General: puedes secundarla (casi siempre, aunque ciertos sectores, como la Guardia Civil, no tienen derecho) pero tienes que avisar a la empresa y tener en cuenta que ese día, al no acudir a trabajar, no lo cobras (ni lo cotizas).

Esto no tiene que llevarte a evitar ir a una Huelga, ya que tienes derecho a acudir y la empresa no te lo puede impedir (es un derecho constitucional) y no debería tomar consecuencias por ello (en el caso de hacerlo, debes denunciarlo como tal).
Como ya llevamos unas cuantas huelgas en esta crisis, te dejo un artículo con algo más de información sobre las huelgas en nuestro país.

Denuncia abusos de todo tipo: no te dejes intimidar, con FACUA

De FACUA ya te hemos hablado en alguna ocasión y seguro que los conoces: son una Organización no Gubernamental y sin ánimo de lucro que defiende al consumidor.

De FACUA ya te hemos hablado en alguna ocasión y seguro que los conoces: son una Organización no Gubernamental y sin ánimo de lucro que defiende al consumidor.

‘¿Qué quiere decir esto?’: pues que se encarga de dar a conocer abusos de las empresas, timos, engaños, problemas….que puede haber hoy en día y que afectan a los ciudadanos; no me refiero a que luchen contra la prima de riesgo, sino que luchan contra las llamadas de las compañías telefónicas de manera continua, contra las hipotecas con cláusulas trampa, contra el roaming que se activa solo y te cobran una pasta, contra los engaños bancarios (como pueden ser las preferentes)…

‘¿Cómo lo hacen?’: pues la base principal de todo esto es informar: imagina que supieras, por ejemplo, todo lo que sabes sobre las preferentes que sabes ahora y que viniese alguien de un banco a venderte unas preferentes; ¿las comprarías?; yo creo que no, y eso es gracias a estar bien informado. El objetivo de FACUA https://www.facua.org/es/camp.php es dar a conocer este tipo de abusos y la forma de evitarlos, denunciarlos, recurrirlos…

‘¿Cómo puedo ayudarles?’. Pues haciéndote socio para que sigan trabajando, informándoles de abusos que conozcas, apoyándoles, etc…porque seguro que en más de una ocasión has tenido o podrás tener alguno de estos problemas y es importante que organizaciones como esta no mueran (mucho más importante que si Cristinao Ronaldo está triste, por ejemplo).

‘¿Qué les ocurre últimamente con el Gobierno?’. FACUA, en su labor de defender al ciudadano, tiene una serie de campañas especiales contra lo que consideran abusos de la administración (el Gobierno) y están denunciando los recortes en Sanidad, Educación, el IVA, los impuestos…y esas críticas (y las maneras legales de recurrir este tipo de recortes) están incomodando al Gobierno (a éste y al anterior) y está poniendo en duda la legalidad de FACUA. Esperemos que se arregle la situación porque todos necesitamos asociaciones como FACUA.

Cómo usar mejor la tarjeta de crédito: robos, comisiones, débito

El dinero de plástico ya es parte de nuestro día a día. Por eso hemos de ser muy cuidadosos para no llevarnos sorpresas desagradables a final de mes. Es muy fácil.

El dinero de plástico ya es parte de nuestro día a día. Por eso hemos de ser muy cuidadosos para no llevarnos sorpresas desagradables a final de mes. Es muy fácil.

Ahora que estás mirando con dolor y asombro la factura de la tarjeta de crédito del mes de agosto, ésa en la que aparecen los gastos en comilonas, apartamentos, copas en la playa, terrazas y lujos varios, es el momento en el que quizá más concienciado estés para afrontar una reforma de tu manera de ver la tarjeta de crédito. Dependiendo de qué tipo de usuario seas, hay cuestiones que debes tener en cuenta:

  • ¿Crédito o débito? Como es evidente, la diferencia es que una de crédito te adelanta el dinero hasta (normalmente) final de mes, tengas o no saldo en tu cuenta pero siempre hasta un tope, y la de débito viene a ser como una gran tarjeta monedero de la que coges dinero y desaparece ipso facto, sin riesgo pero sin adelantos. El consejo es evidente: no uses crédito salvo que sea imprescindible, y en todo caso infórmate de las líneas de aplazamiento que tiene tu banco: puede ser rentable hacer grandes compras y pagarlas a plazos gracias a tu Visa aunque no nos la financien en la tienda.
  • Comisiones: cada banco tiene tarjetas de débito gratis sin apenas condiciones y normalmente también de crédito sin comisiones, pero éstas a cambio de domiciliar la nómina, contratar un depósito, etc. Siempre debemos buscar la fórmula que nos permita no pagar nada, nunca merecerá la pena. Es importante informarse también de en qué cajeros automáticos podemos sacar sin comisiones y qué comisiones nos cobran en cajeros de otras redes/bancos, controlar qué banco o red tenemos cerca y hacer cuentas.
  • Seguros: sobre todo a la hora de viajar, debemos estar asegurados contra el robo de la tarjeta de plástico, y si es contra otros imprevistos pagados con la tarjeta como viajes o transporte, mucho mejor. Visa es la reina en esta cuestión, pero también dependerá del banco que estos seguros sean ágiles cuando aparece un problema.
  • Robos: los números PIN deben ser difíciles para todo el mundo menos para nosotros, es decir, que nadie pueda adivinarlo aunque nos conozca pero que a la vez nos resulte familiar. Debemos comprobar ticket en mano todo cargo que nos hagan en la cuenta de crédito (o corriente, si es de débito) y por supuesto ocultarnos a la hora de sacar dinero o pagar en una tienda (tanto la firma como el número PIN).

Con estos sencillos consejos, nuestro día a día será más seguro ante despilfarros y también ante desaprensivos. Y si aún no lo tenemos claro, Internet está lleno de comparadores de tarjetas de crédito.