Supresión de la paga extra de navidad de los funcionarios

Ya es oficial vía BOE: los funcionarios ganarán menos este año. Pero hay letra pequeña, y conviene saberla muy bien para que no nos den recorte por ajuste.

Ya es oficial vía BOE: los funcionarios ganarán menos este año. Pero hay letra pequeña, y conviene saberla muy bien para que no nos den recorte por ajuste.

La confusión se ha extendido como una enfermedad contagiosa desde que la pasada semana el gobierno anunciara, en su enésimo paquete de medidas de ajuste, que los funcionarios se quedaban este año sin paga de Navidad, la paga número 13 (o 14, según se mire) del año. Esto no es del todo cierto, y hay que matizar algunas cuestiones:

  • Lo que se recorta es el 7,1% del sueldo de los funcionarios y empleados públicos (en este apartado el lío es considerable, los hay de todos los colores…), lo que provoca que si la paga extra es menor a ese importe, también veremos recortada nuestra siguiente nómina, y si nuestra paga extra es mayor de ese importe… Se supone que nos darán algo más, pero está por ver. En todo caso se calcula que la paga extra es exactamente ese importe, por lo que no debería haber grandes cambios.
  • Se aplica por igual a Comunidades Autónomas, Administración General del Estado, Seguridad Social y entes locales.
  • No se recuperará en forma de dinero contante y sonante, sino que nos será abonada la parte correspondiente en forma de aportación a nuestro plan de pensiones público en el año 2015.
  • Precisamente esto nos hace pensar que pueda haber un recorte similar para el año que viene, e incluso para el año 2014.
  • Los únicos funcionarios y empleados públicos que no verán rebajado su sueldo este año son los que cobren menos de 962 euros al mes… brutos, lo que deja el sueldo en apenas 800 euros mensuales. Se calcula que menos de 15.000 funcionarios en nuestro país cobran menos de ese dinero (y son en total cerca de 4 millones de funcionarios…).
  • Los que trabajen para la administración con contratos de asistencia técnica, y que sean por lo tanto autónomos, deben tener claro que esto no les afecta (básicamente porque no tienen paga extra de navidad…) pero que sí se les ha recortado el sueldo en un 6%, exactamente lo que ha subido el IRPF para autónomos, del 15% al 21%.

Así están las cosas…

Cómo reclamar el aumento de tasas de aeropuerto Ryanair y Vueling

Ante el nuevo abuso de las aerolíneas de bajo coste, cobrarnos un sobrecoste semanas después de comprar un billete, solo quedan las hojas de reclamaciones.

Ante el nuevo abuso de las aerolíneas de bajo coste, cobrarnos un sobrecoste semanas después de comprar un billete, solo quedan las hojas de reclamaciones.

Ya hace unas semanas que se empezó a hablar de la subida de tasas aeroportuarias como medida de ahorro del gobierno (AENA sigue siendo controlada por el Estado y las tasas llevan sus impuestos). Poco después se empezó a hablar de que esa subida de tasas podría repercutir no solo en el precio de los billetes a vender en un futuro, sino en los ya vendidos. Muchos rumores y varias noticias después, ya está aquí la mala nueva: últimamente miles de usuarios de aerolíneas low cost (principalmente Vueling y Ryanair) están recibiendo mails en su buzón de entrada en el que le dan un plazo de una semana para cancelar sus vuelos adquiridos antes del 1 de julio y aún no utilizados (para volar posteriormente) o sino se le cargará, en la misma tarjeta de crédito utilizada para comprarlos y sin previa autorización ni trámite de ningún tipos, el sobrecoste de las tasas aeroportuarias. Así, sin más.

Empecemos por el importe: solo se cobra en vuelos que salgan de aeropuertos españoles, y en todos el aumento es de entre 1 y 2 euros, por ser sus tasas más baratas y el incremento ir en torno al 10%, pero en El Prat (Barcelona) y Barajas (Madrid), además de ser los aeropuertos con tasas más elevadas de España, el aumento es del 25% nada menos, lo que supone un sobrecoste por billete de más de 8 euros en el caso de Barcelona y más de 9 euros en el caso de Madrid. Como para volar con tus 5 hijos… Las aerolíneas de medianos y altos precios están pagando ellas el sobrecoste, no pidiéndole nada a sus clientes.

¿Es legal? La respuesta es clara: en principio, sí. Si te dan la opción de cancelar el vuelo (la están dando) sí es legal cobrar el sobrecoste, y de hecho eso pasa cuando contratamos un paquete con una agencia de viajes, siempre dejan por cerrar el precio hasta que se sabe el precio de las tasas. Eso sí, un juez de Barcelona ha declarado abusiva la medida, pero hasta que esa sentencia se convierta en firme… Lo que aconseja la OCU es primero comprobar que en la cláusula del contraro de compra-venta (la letra pequeña) se especifica la posibilidad de que esto pasara (en Ryanair es en la cláusula 4.2.2, por ejmplo), si es así pagar, y una vez hecho el viaje, reclamar en el mostrados de Ryanair correspondiente. Ahora no vamos a sacar nada en claro, pero si la sentencia de ese juez sigue hacia adelante en un futuro podremos pedir la indemnización correspondiente.

Humor político en plena crisis: viñetas 2012

Tengo un amigo que, de un tiempo a esta parte se ha vuelto bastante anti-sistema; no sé si ha sido el cambio de gobierno, que se ha dado un golpe en la cabeza…

Tengo un amigo que, de un tiempo a esta parte se ha vuelto bastante anti-sistema; no sé si ha sido el cambio de gobierno, que se ha dado un golpe en la cabeza…

…o que realmente considera que está haciendo lo correcto y lucha (literalmente) contra todo lo que considera una injusticia; con deciros eso y que somos los dos de Valencia, con la que está cayendo con la crisis, la reforma laboral, los recortes del Gobierno, los problemas de educación en Valencia, las protestas, el Gürtel, Urdangarín, Canal 9, políticos…no sabe por donde tirar (por desgracia, hay mucho que revindicar).

Lo ‘bueno’ (si es que todo esto tiene algo bueno) es que me manda correos y publica en redes sociales muchas viñetas con algo de humor de todo este tema y quería compartirlo con vosotros.

La imagen que tenemos todos de la Unión Europea

De los bancos

De la reforma laboral:

De los recortes en la educación valenciana:
Otra más con la calefacción:

Y, por último, de las protestas (aunque es sobre las protestas de Italia, aplica igualmente a España)

El regreso de la Renta Básica de Emancipación, cobros atrasados

Muchos jóvenes acaban de recibir una pequeña alegría al mirar su cuenta corriente: han cobrado la ayuda al alquiler. Lo malo es que aún deben dos meses.

Muchos jóvenes acaban de recibir una pequeña alegría al mirar su cuenta corriente: han cobrado la ayuda al alquiler. Lo malo es que aún deben dos meses.

La Renta Básica de Emancipación, maná para jóvenes del que ya os hemos venido hablando, llevaba varios meses de capa caída. Primero fueron los rumores, alimentados por el propio Rajoy, de que podría terminarse en breve. Luego la confirmación vía decreto de fin de año de que ya no se podría pedir más, y que solo la cobrarían aquellos que la tuvieran concedida antes de final de 2011. Una pequeña noticia llegó a finales precisamente de ese 2011, cuando el Gobierno, en un afán de gastar lo que sobraba antes de cerrar ejercicio, llegó incluso a adelantar el pago del mes de diciembre (pues normalmente se cobra a mes vencido). Luego volvieron las malas noticias: retrasos y más retrasos. Hasta el día 16 de marzo, el Ministerio de Hacienda no aprobó la salida de fondos para pagar lo que se debía… Y solo se pagó el mes de enero. Es decir, a día de hoy los beneficiarios de esta ayuda (en torno a 301.000 hogares en toda España) siguen esperando que se les pague el mes de febrero y en breve (a principios de abril) deberían cobrar también la mensualidad del actual mes de marzo.

Esto se une a los malos augurios que circulan por la red sobre esta ayuda. Quien más quien menos ya da por hecho que no se incluirá una partida destinada a esta subvención en los presupuestos de 2012 que se deberían presentar la semana que viene (curiosamente justo después de las elecciones andaluzas y asturianas) y que por tanto o se cortará de raíz, o se dejará de pagar en el mismo momento en que se agote la actual partida destinada a este fin.

No hablamos de moco de pavo, pues casi medio millón de españoles la han solicitado en los 4 años que lleva en vigor (y cada petición tiene detrás una vivienda entera) y más de 300.000 la han conseguido. A toda esta gente ya le pusieron en una situación difícil cuando el verano pasado se congelaron (de nuevo) los pagos. Varios meses sin recibir un duro que es norma habitual en esta ayuda. Un ejemplo más de la morosidad galopante de la administración. A día de hoy, quienes hayan pedido la ayuda con posterioridad al mes de octubre (y recordando que si la pediste en 2012 ya no tendrás derecho a ella) lo normal es que no hayan recibido aún ni un duro, y en algunos casos ni siquiera la confirmación de que vaya a recibirla (o no) en algún momento. Toca ahorrar.

Para cualquier duda, no hay un teléfono estándar, sino que deberemos dirigirnos al instituto de la vivienda de nuestra comunidad autónoma o llamar a su teléfono de atención al cliente.

Cómo cobrar deudas, trucos para conseguir que te paguen

Las deudas nos quitan el sueño. Normalmente las que debemos a alguien, pero también a menudo las que nos deben a nosotros. Pagar es una obligación, pero cobrar también es un derecho.

Las deudas nos quitan el sueño. Normalmente las que debemos a alguien, pero también a menudo las que nos deben a nosotros. Pagar es una obligación, pero cobrar también es un derecho.

De acuerdo: el mayor problema del español medio son las deudas que tiene como moroso, ya sea hipoteca, préstamos al consumo, coche, universidad… Pero para mucho ciudadano medio no es pequeña la preocupació en torno a las deudas que tiene como prestatario: autónomos, pymes, gente con amigos gorrones… Y además, muchas veces una deuda no cobrada es el inicio de un préstamo que tendremos que pedir y a largo plazo no poder devolver, en una pescadilla que se muerde la cola de difícil solución. Conviene pararse a pensar nuevos método si el típico ruego no funciona a la hora de pedir cuentas.

Fijándonos en una lectura que desde aquí recomendamos, el libro de Pere J. Brachfield ‘Cobro de impagados: guía práctica para la recuperación de deudas’, sabemos que las deudas con proveedores son la segunda vía de financiación por detrás de los bancos en España, y que la media de pago a los mismo se sitúa por encima de los 90 días, cuando la media europea apenas supera los 50 días. Como desde el punto de vista del proveedor esto es inasumible, Brachfield nos propone trucos para conseguir que nos paguen aplicables a todo tipo de deudas:

  1. Avisar de los intereses de mora al poco tiempo de haber vencido el plazo estipulado para el pago puede ser una buena idea para poner en antecedentes a un moroso que en ocasiones ni se ha dado cuenta. La tasa rectora del Banco Central Europeo aumentada en un 7% es el estándard para fijar estos intereses.
  2. Reclamación amistosa: por este orden, son la correspondencia (ahora sobre todo por mail), la llamda telefónica y la visita en persona. Si el deudor promete pagar conviene dejarlo por escrito, y siempre hay que agotar esta vía antes de pensar en los tribunales.
  3. Cobro alternativo: todos queremos dinero, pero si el tiempo pasa y lo vemos imposible, cabe la posibilidad de acordar pagos de otro tipo. Mercancías (pago en especie) es un posibilidada, igual que lo es que el moroso nos derive deuda de alguien que le debe a él, pues como decimos las deudas suelen ser en cadena.
  4. Actos de conciliación o juez de paz tradicional. Permite ahorrarnos el coste de un juicio, al no requerir de abogados ni letrado, pero son siempre voluntarios para las partes.
  5. Vía judicial. La última opción, pero cada vez más garantista para el prestatario, por lo que cada vez es más aconsejable. Hay que ser tan rápidos como sea posible, pues probablemente el moroso tendrá deudas con otra gente que no queremos que se nos adelante.
  6. Proceso monitorio. Desagradable, pues supone que el demanado no se ha presentado a juicio y ve cómo se dicta una orden de embargo de sus bienes de forma preventiva. Aún así, como se declare insolvente, malo…