¿Qué es el Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera MEEF?

Hay términos que no por mucho oírlos sabemos lo que son. Uno de ellos es el MEEF, que aunque suene a chino, es de vital importancia para el futuro de España, y de Europa.

Hay términos que no por mucho oírlos sabemos lo que son. Uno de ellos es el MEEF, que aunque suene a chino, es de vital importancia para el futuro de España, y de Europa.

Casi nadie lo conoce por sus siglas en español MEEF, quizá alguno más lo conozca fuera de España por sus siglas en inglés, EFSM. Menos gente aún sabe exactamente de qué estamos hablando cuando hablamos del Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera, pero por razones obvias empieza a ser un término más que importante, sobre todo para España, porque en buena medida de él depende que sigamos siendo un país con nuestras finanzas en orden.

Para ponerlo sencillito, se trata de la palanca de emergencia de Europa en cuestiones de liquidez (falta de dinero a corto plazo) y solvencia (a largo plazo). Es un programa, esto es, un protocolo de actuación, consistente en fondos europeos captados en los mercados financieros con la Comisión Europea como garante, y por lo tanto con el presupuesto de toda la Unión Europea en su conjunto. Puesto que la Unión Europea hoy por hoy es un prestamista mucho más serio que cualquiera de sus miembros en apuros, el MEEF consigue dinero contante y sonante a un interés mucho menor del que lo hacen estos países en apuros, para luego prestárselo a esos países endeudados hasta las cejas a un interés parecido, pero con una condicionalidad tan temida como temible. Es decir, es una forma de prestar dinero de toda la Unión Europea hacia países con dificultades para financiarse. Lo bueno es que así esos países no tienen que temer a los mercados y su voracidad por intereses elevados pero lo malo es que como en todo préstamo las condiciones las pone el que deja el dinero. Y las condiciones de la Unión Europea ya sabemos que son dolorosas para todos: subidas de impuestos, recortes sociales, despidos públicos…

Tiene la triple AAA de todas las agencias de calificación, lo supervisa la Comisión Europea y puede recaudar hasta 60.000 millones de euros. Eso sí, una entidad separada pero hermana, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, puede prestar hasta 440.000 millones de euros. Portugal e Irlanda empezaron sus programas de asistencia, más conocidos como rescates, a partir de este MEEF, y hoy en día siguen requiriendo dinero del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. ¿Y España? Veremos…

Guía sobre procedimientos concursales, concursos de acreedores

Cuando una empresa va mal, en muchas ocasiones no queda otra salida que solicitar el concurso de acreedores, término tan usado como poco conocido por el gran público.

Cuando una empresa va mal, en muchas ocasiones no queda otra salida que solicitar el concurso de acreedores, término tan usado como poco conocido por el gran público.

Este es el tipo de post que no nos gustaría escribir. Y no porque sea farragoso, técnico y en ocasiones difícil de descifrar, que también, sino porque nunca se nos ocurriría escribir sobre algo tan penoso si no estuviera a la orden del día. Y en España, desde que en 2007-2008 nos engullera esta crisis económica que no nos quiere dejar en paz, los procedimientos concursales, antes conocidos como concurso de acreedores, están muy a la orden del día.

Como todo tema peliagudo, lo mejor es recurrir a quien más sabe sobre el tema para informarse. La nueva noticia es que el Instituto de Censores Jurados de España ha editado una detallada guía en la que nos resumen, paso a paso, qué debemos hacer, si nos conviene o no, con quién contactar, los tiempos y demás dudas lógicas que asaltan a una empresa (ojo, o una persona física, que también puede acogerse a esta figura legal) en situación de imposibilidad de pago de sus deudas.

De forma resumida, las fases en las que se solventa el caso son:

  1. Fase previa: solicitud del procedimiento y auto de concurso.
  2. Fase común: informe de la autoridad concursal.
  3. Fase de resolución: convenio entre las partes y liquidación.
  4. Determinación de la responsabilidad: derimir si ha habido culpa, intención, mala fe, etc en el devenir de la empresa, lo que agrava las consecuencias.

Ayudas del Gobierno que desaparecen en 2011

La Administración también ha decidio apretarse el cinturón, y eso significa que nos lo vamos a tener que apretar todos en cuestiones como el paro, la natalidad o la vivienda.

La Administración también ha decidio apretarse el cinturón, y eso significa que nos lo vamos a tener que apretar todos en cuestiones como el paro, la natalidad o la vivienda.

Malos tiempos para el bolsillo. No sólo porque el número de parados sigue en torno al 20% de la población activa y ha dejado ya hasta de ser noticia, sino porque diferentes medidas gubernamentales nos van a obligar a apretarnos un poco más el cinturón. Si es que nos quedan agujeros… 2011 viene de la mano de una subida tarifaria de la luz (en torno al 8%) y del gas (en torno al 3%), medidas que han de hacerse con el beneplácito del Gobierno central, pero además algunos ingresos extraordinarios desaparecen en busca del ansiado equilibrio presupuestario del Estado:

  • Cheque-bebé: desde hace un par de años, y por cada hijo nuevo que viene al mundo, el Gobierno obsequia con 2.500 euros en forma de bienvenida a los padres de la criatura. Euros que se dan en un solo pago y que desaparecen automáticamente el 1 de enero de 2011 a las 0:00 horas. Es decir, si naces entre hoy y el viernes, 2.500 euros por nacer, si naces a partir del sábado, nada de nada.
  • Desgravación por compra de vivienda: desde hace mucho más tiempo, el hipotecarnos tenía algo bueno, que desgravaba a Hacienda. A partir del primer día de 2011 esta posibilidad de desgravación también desaparece para todas las personas que cobren más de 24.000 euros al año. Teniendo en cuenta que los bancos dan pocas hipotecas, es difícil suponer que vamos a poder comprar una casa cobrando menos de ese dinero… Al menos, a cambio el Gobierno impone una desgravación del 15% para todos aquellos que vivan de alquiler y cobren menos de 24.000 euros al año.
  • Ayuda al desempleo de larga duración: los famosos 426 euros que el Gobierno da desde hace meses a los parados que ya habían agotado su prestació por desempleo también desaparece, aunque en este caso nos dan de margen un mes más, hasta febrero de 2011, para seguir cobrándolo.

Lo dicho, 2011 no empieza muy halagüeño, precisamente…

Quiebra de Hungría, suspensión de pagos en Europa

Hungría dice que está tan mal como Grecia, Europa se lleva las manos a la cabeza y al rato dicen que no, que era broma. La recuperación económica no puede estar basada en este cachondeo…

Hungría dice que está tan mal como Grecia, Europa se lleva las manos a la cabeza y al rato dicen que no, que era broma. La recuperación económica no puede estar basada en este cachondeo…

Cuando, tras más de dos meses dándole vueltas al problema de Grecia, ya con Merkel convencida de que los del sur vamos a hacer los deberes, con Obama tranquilo porque Europa no se hunde, con las bolsas más preocupadas en tocar las narices país por país que a Europa en su conjunto… Va Hungría y destapa de nuevo la caja de los truenos.

En concreto, fue el portavoz de su gobierno quien dijo que «no era exagerado» pensar que Hungría pudiera caer en default (suspensión de pagos) por culpa, por supuesto, no de ellos, sino del anterior gobierno que lo había hecho rematadamente mal a l ahora de endeudarse y además había falseado sus cuentas públicas cuando le preguntaba Bruselas. ¿A qué nos recuerda todo esto? Exacto, a la Grecia de Papandreu pidiendo perdón el pasado invierno. Las reacciones no se han hecho esperar, con la Comisión Europea diciendo que no es para tanto, el FMI diciendo directamente que no entienden porqué dicen esto los húngaros y hasta el propio gobierno de Budapest rectificando en plan ‘igual nos hemos pasado…’. Hungría no tiene euro, por lo que la UE respira aliviada, pero no deja de formar parte de los 27, y por lo tanto tampoco a Hungría podríamos dejarla caer llegado el caso…

Lo que esto demuestra, desde el humilde punto de vista de un ninja, son dos cosas: primero, el riesgo de suspensión de pagos no sólo se limita a Grecia, ni tan siquiera a los países vagos y fiesteros del sur, sino que casi cualquier país medianamente vulnerable sea por lo que sea, puede pasarlas canutas si seguimos aumentando el déficit público para sacar a nuestras economías de la crisis, con el este como punto caliente. Y por otro lado, y quizá más importante, Hungría deja claro una vez más que Europa apenas existe cuando se trata de cosas importantes, la falta de una legislación unitaria en materia de dineros provoca que cada uno haga la guerra por su cuenta y luego la paguemos todos, y si esto no cambia, tendremos más sobresaltos muy pronto, apuesten lo que quieran. Por cierto, ¿qué pensarán de todo esto los ‘lobos especuladores’ de las bolsas mundiales? La respuesta, a partir de hoy en los parqués de todo el mundo (parqués como sinónimo de bolsas, no el de tu salón, se entiende).

Tendencia bajista del euro, el futuro de la zona euro

A finales de año, parece que el euro se cambiará por apenas 1,10 dólares, cuando hace unos meses superaba el 1,50 dólares por euro. Eso trae consecuencias varias.

A finales de año, parece que el euro se cambiará por apenas 1,10 dólares, cuando hace unos meses superaba el 1,50 dólares por euro. Eso trae consecuencias varias.

Antes de iniciarse la crisis económica más larga desde que la economía se mide, el euro estaba tan fuerte que el dólar se sonrojaba al ponerse a su lado. Por cada 2 euros nos llegaron a dar más de tres dólares, y viajar a Nueva York para comprar trapitos se convirtió en una moda al alcance de muchísimos bolsillos. Pero llegó el crack, al principio todo era incertidumbre y se miraba al billete verde como el gran culpable del desastre. Los primeros meses fueron de titubeos, pero en los últimos meses parece claro que Estados Unidos (con su querido dólar) están saliendo del bache, mientras que Europa (con su heterogéneo euro) tiembla ante los especuladores. ¿Conclusión? el euro ya no es lo que era.

Esta tendencia europea a la autodestrucción y americana a la hegemonía otra vez, ha hecho que el euro se cambie difícilmente por encima de los 1,30 dólares actualmente, y los expertos sacan día sí y día también estudios prediciendo que el cambio va a seguir bajista para la moneda europea. RBS, Merrill Lynch o UBS coinciden en que el valor de cambio ‘real’ entre el dólar y el euro debería ser de 1,14 favorable a nuestra moneda, y van más allá: a finales de este año, por cada euro sólo nos darán 1,10 dólares. Lo de ir a Nueva York deja de ser glamuroso, o al menos barato.

¿Pero esto es necesariamente malo? Rotundamente, no. En una fase expansiva de la economía mundial como la que empezamos a vivir (muchos países están saliendo de la crisis, aunque a España le pase por encima), tener una divisa más débil anima a comprar productos vendidos en esa divisa, por lo que Europa exportará más cuanto más débil esté el euro. Eso sí, la debilidad monetaria es siempre un símbolo de fragilidad económica…