Como denunciar fraudes laborales de manera anónima

Todos (estoy convencido) conocemos más de un caso en el que haya algún tipo de infracción laboral: trabajan más horas de las acordadas, se paga en negro, etc…

Todos (estoy convencido) conocemos más de un caso en el que haya algún tipo de infracción laboral: trabajan más horas de las acordadas, se paga en negro, etc…

Con la crisis a todos nos da miedo denunciar ese tipo de cosas, pero son denunciables: no es justo para el trabajador ni para la competencia que, si uno hace bien las cosas, otros se beneficien por hacerlas irregularmente.

Por eso el Gobierno ha creado una web en la que puedes denunciar de manera anónima cualquier tipo de fraude laboral que conozcas: en tu empresa, en tu caso, en algo que hayas visto por la calle, en un conocido, en la competencia…

Seguro que, como español que eres, estarás ya viendo el truco a todo esto: ‘pues yo ahora cojo y, como es anónimo, voy a denunciar a las empresas de la competencia, a mi vecino que me cae mal, al del taller que me cobró de más, etc…’. Puedes hacerlo, pero que sea anónima no quiere decir que sea indiscriminado.

Cuando el gobierno reciba una denuncia de una persona, la estudiará y comprobará (antes de hacer nada) que esa denuncia tiene una base: por ejemplo, si un restaurante consta como que tiene solo un trabajador y abre todos los días de la semana y tiene mesas para 50 personas, es evidente que algo llama la atención. En el caso de detectar algo, se actuará para confirmarlo y, llegado el caso, multar al culpable.

Que ahora sea anónimas no quiere decir que antes no lo fueran: siempre se ha podido denunciar este tipo de fraudes y no se iba a la empresa diciendo ‘tal persona ha denunciado a la empresa’; lo que ocurre es que ahora se ha simplificado todavía más y se hace vía web, sin necesidad de dar nombres ni apellidos del denunciante.

Esperemos que sea para bien.

Información sobre morosidad, alquiler seguro con Ibercheck

Cuando uno alquila, quiere cobrar. Cuando uno vende, quiere cobrar. Para estar más seguros de que cobraremos, lo mejor es conocer a la otra parte del negocio.

Cuando uno alquila, quiere cobrar. Cuando uno vende, quiere cobrar. Para estar más seguros de que cobraremos, lo mejor es conocer a la otra parte del negocio.

Cuando el dinero escasea, la morosidad sube, es tan evidente que no se puede discutir. Cuando la morosidad sube, tenemos más opciones de que nos toque un moroso cerca y no cobremos lo que nos debe, también es evidente. La morosidad llegó antes del verano a sus récords históricos, hasta el 8,3%, y según el ASNEF hasta los 90.000 millones de euros entre todos los españoles. Por ello, si somos una empresa en busca de clientes, tenemos un piso que queremos alquilar o simplemente buscamos un intercambio comercial, es muy recomendable tener el máximo de información sobre la otra parte del negocio. A eso se dedica una nueva empresa/aplicación conocida como Ibercheck.

Hasta ahora, cualquier banco, empresa o institución pública podía saberlo todo sobre nuestra situación financiera, pero los particulares no teníamos acceso a la misma información. La legislación no ha cambiado, los particulares seguimos teniendo vetado el acceso a esta información de forma general, pero Ibercheck ha decidido actuar de intermediario, en cierto modo de notario: confianza colaborativa, lo llaman. Pongamos un ejemplo: yo quiero alquilar mi piso, viene una persona interesada pero que no me da toda la confianza, me pongo en contacto con Ibercheck, Ibercheck se pondrá en contacto con esa persona y le dirá que yo quiero conocer su situación financiera. Como a esa persona le interesa quedarse con el alquiler, dará su ok, e Ibercheck me facilitará un informe completo de los dineros de nuestro futuro inquilino.

A día de hoy la base principal de datos con la que trabaja esta nueva empresa es ASNEF, pero se irá ampliando a medida que la idea tome forma. La segunda fase del negocio, ya en proceso de puesta en funcionamiento, se tratará de una red de información voluntaria, es decir, quien quierá podrá hacer pública su situación financiera a través de Ibercheck, demostrando así que es solvente y posicionándose de antemano en una buena situación para conseguir hacer negocios.

Cómo prevenir los fraudes electrónicos más comunes

Es tan difícil ahorrar dinero como fácil perderlo por culpa de un fraude electrónico. El primer paso para prevenirlo es saber lo que hay, y actuar en consecuencia.

Es tan difícil ahorrar dinero como fácil perderlo por culpa de un fraude electrónico. El primer paso para prevenirlo es saber lo que hay, y actuar en consecuencia.

De golfos está el mundo lleno. Esta frase, posiblemente pronunciada por todas las abuelas del mundo a la hora de aconsejar a sus nietos (y sobre todo nietas) es más verídica que nunca si al dinero nos referimos. Y si al dinero le unimos la tecnología, Internet y demás avances, el peligro acecha tras cada esquina, o tras cada click de ratón. Empecemos por definir fraude bancario (electrónico en todo caso) como la obtención de dinero, datos monetarios o información personal asociada a una entidad financiera por métodos fraudulentos y/o sin consentimiento del titular de dicho dinero, datos o información. Como decimos, la inmensa mayoría hoy son electrónicos, entre los que se encuentran:

  • Fraudes en cajeros automáticos: pescadores (shutter), trabajadores estafadores en la puerta. Básicamente, todas consisten en piratear el cajero para robar contraseñas cortas de tarjetas de crédito o datos de cuentas corrientes.
  • Fraudes en Internet: phising (el más común, obtención de contraseñas privadas), vishing (correos electrónicos fraudulentos para robar datos), smishing (obtención de contraseñas mediante el pirateo de aplicaciones para móviles), scam, pharming.
  • Fraudes con tarjeta de crédito: skimming (clonación).

Ante tal gama de delitos (porque todos son delitos, con penas de cárcel si se demuestran) lo más importante es la prudencia, pero además hay otro tipo de medidas a tener en cuenta aconsejadas desde la OCU:

  • Solo instalar software financiero descargado desde la propia página del banco.
  • No entrar en nuestras cuentas corrientes desde otros ordenadores que no sean el nuestro personal.
  • Comprobar siempre que al entrar en la página de nuestro banco la dirección viene precedida de un código HTTPS (la S es de seguridad, sitio seguro).
  • Nunca dar datos personales por teléfono, fax o mail, las entidades bancarias no lo hacen nunca, siempre se lo requerirán por escrito y firmado.

¿Qué hacer con mis participaciones preferentes? ¿Qué son?

Participaciones preferentes: un nuevo término para incluir en nuestra lista de enemigos públicos. Pero antes de hacerlo, aprendamos bien qué es eso de lo que todo el mundo se queja.

Participaciones preferentes: un nuevo término para incluir en nuestra lista de enemigos públicos. Pero antes de hacerlo, aprendamos bien qué es eso de lo que todo el mundo se queja.

Parecía que el corralito era algo muy lejano tanto en el tiempo, pues sucedió a principio del presente siglo, hace ya una década, como en el tiempo, pues nos suena a Argentina y eso está tan lejos que allí ahora empieza el otoño. Pero no, últimamente se está oyendo hablar de corralito financiero en nuestro país, y todo a raíz de un producto financiero de esos que la ingeniería de las finanzas ha ido creando por doquier en los últimos y alegres años pre crisis: las participaciones preferentes. ¿Eso qué es? ¿Es legal?

Empecemos por lo último: sí, son legales. Lo que no está tan claro es que sea legal no informar al pie de la letra de lo que es en realidad, cuando se vende a gente sin ningún conocimiento sobre el tema. Eso es básicamente lo que denuncia Adicae (Asociación de usuarios de bancos, cajas y seguros, ni idea de cómo van las siglas…). Yendo al meollo de la cuestión, las participaciones preferentes son algo así como unas acciones de una empresa (en este caso de una entidad financiera), que no tiene vencimiento y solo otorga dividendos si la entidad logra beneficios en el periodo presente. La forma de deshacerse de ellas es venderla en el mercado secundario o bien aceptar una fórmula de canje que nos ofrezca la entidad en la que las compramos. Se trata por lo tanto de un producto financiero que no tiene fin y en el que alrededor de un millón de familias tienen ‘capturados’ sus ahorros.

Desde diferentes blogs y asociaciones se aboga por aceptar los canjes ofrecidos por los diferentes bancos como mal menor ya sea por acciones, bonos convertibles o deuda soberana (productos en todo caso más solventes y seguros que las participaciones, más en un periodo de crisis como el actual), para solo posteriormente ir, en el caso de que perdamos mucho dinero en el canje, a la vía judicial. No obstante, la única vía por la que podemos ganar más dinero del que nos ofrezcan en el canje en los tribunales es atendiendo a la falta de información, pues como ya hemos contado estos productos son perfectamente legales. La mejor idea es solo acercarse a estas participaciones preferentes en época de bonanza, cuando sí daban muchos réditos porque las entidades ganaban mucho dinero (beneficios) pero a día de hoy, huir de ellas como si del demonio se tratara.

¿Por qué sube la luz? ¿Cuánto va a subir?: Déficit tarifario

De vez en cuando, el gobierno anuncia una subida de la luz que cabrea mucho a los consumidores; hoy te explicamos por qué existe esta subida de luz, hasta dónde llegará y cuándo.

De vez en cuando, el gobierno anuncia una subida de la luz que cabrea mucho a los consumidores; hoy te explicamos por qué existe esta subida de luz, hasta dónde llegará y cuándo.

Antes de empezar, siempre me hace gracia que el Gobierno (el de Zapatero lo hacía y yo creo que el de Rajoy hará lo mismo) lanzaba un globo sonda de que la luz iba a subir, por ejemplo, un 10%; así la gente se cabreaba mucho y días después, el Gobierno anunciaba que la subida, gracias a ellos, iba a ser solo del 4-5%; y ya te han subido la luz un 5% pero parece que te estén haciendo un favor…aunque, como ahora veremos, solamente están retrasando ‘el golpe’.

‘¿Por qué sube tanto la luz?’. La justificación ‘completa’ es por el denominado ‘Déficit Tarifario’; para entenderlo mejor, puedes ver la siguiente gráfica en la que se compara, por un lado, lo que cuesta la energía (teniendo en cuenta todo: generarla, transportarla, la infraestructura, el pago de las renovables, distribuirla, amortizaciones, etc…es el coste total según las eléctricas); por otro lado puedes ver lo que se paga por ellas: este ‘pago’ se calcula del consumo que hacemos todos los españoles por el precio (la tarifa) que hay vigente (fijada por el Gobierno); como puedes ver en la gráfica, pagamos menos de lo que cuesta generarla.

‘¿Cómo que pagamos menos?’. Si; para que te hagas una idea: si para que tú tengas energía en casa, a las eléctricas les cuesta 100, nosotros estamos pagando 80 (es un ejemplo).

‘¿Y la diferencia? ¿Están perdiendo dinero las eléctricas?’. No, claro que no; la diferencia es lo que se conoce como déficit tarifario; esa diferencia se va a acumulando y es una deuda pendiente del Gobierno con las eléctricas; esa deuda ya es mayor de 20.000 millones de euros.

‘¿Qué tiene que ver el Gobierno en todo esto?’. El Gobierno liberalizó en el año 2000 la energía eléctrica; al ir subiendo los costes de las mismas (por las renovables, la inflación, la especulación, etc), el Gobierno quiso controlar las tarifas que las eléctricas podrían cobrar; los motivos eran dos: por un lado, no dejar que estas subidas afectaran a la inflación y dañar la imagen del país; por otro lado, si había una subida tan grande de precios, los ciudadanos iban a mirar mal al Gobierno por haberlo permitido y eso ya sabemos que resta votos…y los políticos solo quieren votos (el resto les da igual); de esta manera, tienen a los ciudadanos contentos y ya se preocupará otro (en el futuro) de pagar esa deuda que sigue creciendo.

‘¿Va a subir más la luz?’. Si: como te comento, las eléctricas no paran de presionar para que el Gobierno que sea les deje cobrar lo que corresponde; además de cobrar lo que toca, alguien (es decir, nosotros) tendrá que pagarles la deuda que tienen acumulada…y es muy grande.

‘¿Cuándo va a ocurrir?’. No hay fecha: con el cambio de Gobierno y los recortes, en mi opinión no es algo que vaya a ocurrir de golpe ni a ocurrir ahora mismo…lo querrán ir haciendo gradual y con una época mejor.

‘¿Hay maneras de evitarlo?’. De evitarlo no sé, ya que la deuda está ahí; de cambiarlo si: por ejemplo, el nuevo gobierno ya ha suprimido las ayudas a las renovables, lo que abaratará la energía (ya que esas ayudas son parte del coste de la energía); por otro lado, es de esperar que alguien ‘fiscalice’ las cuentas de las eléctricas y de verdad compruebe que el gasto que dicen es real y que no es posible optimizarlo (es decir, reducir costes y usar energías realmente eficientes).

Ahora entiendes porque hay gente que ha perdido el miedo a la oscuridad…y ahora tienen miedo a la luz (y a la factura eléctrica).