Escompring: compra alimentos directamente al productor

Este tipo de webs, para quien tiene interés, tiempo y curiosidad, puede ser una fuente de alimentos de calidad y, sobretodo, una oportunidad de ahorrar dinero.

Este tipo de webs, para quien tiene interés, tiempo y curiosidad, puede ser una fuente de alimentos de calidad y, sobretodo, una oportunidad de ahorrar dinero.

Hace ya un tiempo te hablamos de Hermeneus, una web parecida pero que estaba más enfocada a poner en contacto (a modo de red social) a compradores y vendedores de productos.

Escompring está pensada para vender productos relacionados con la alimentación del productor al comprador directamente: no es que la idea sea (o eso pienso yo) que puedas hacer tu compra diaria de todo a través de la web, pero a mi si que se me ocurren varios casos en los que puede ser útil.

Por ejemplo para celebraciones (como cumpleaños o Navidad, que hay una compra ‘especial’ de comida y que te puede salir rentable comprarlo por otro sitio), o si tienes un negocio relacionado con la alimentación (como un restaurante o similar, que necesites productos buenos y de menor precio) o si quieres comprar determinado producto que te compensa comprarlo por Escompring y no tiene una fecha de ‘caducidad’ corta: botellas de vino, de aceite, quesos, especias, embutidos, legumbres…

Yo creo que es una buena oportunidad para ahorrar un dinero en bastantes productos y también para que los compradores puedan encontrar más clientes por Internet (y, seguramente, ganar más dinero que si venden a distribuidores)

Re-gifting, ganar dinero con regalos que no nos gustan

Revender lo que no nos gusta no es un pecado, tampoco si se trata de un regalo. Ya no necesitamos factura para sacar partido a ese obsequio de Reyes tan feo.

Revender lo que no nos gusta no es un pecado, tampoco si se trata de un regalo. Ya no necesitamos factura para sacar partido a ese obsequio de Reyes tan feo.

Entre Santa Claus, más conocido como Papá Noel, y los Reyes Magos, quien más quien menos tiene la casa estos días llena (o medio llena, que estamos en crisis) de cosas que no queremos, que no necesitamos, y que probablemente nos parezcan feísimas. La ópción más simple es guardarlas en el trastero, pero nuestras casas son minúsculas y ya no nos entra nada más. La segunda opción era el típico re-regalo, pero con eso nos arriesgamos a ganarnos un enemigo por regalar algo tan feo/inútil/indeseado. Para matar dos pájaros de un tiro, lo mejor es el re-gifting. Es decir, la reventa.

Según Ebay (y por lo tanto evidentemente se trata de un dato interesado), 11 millones de regalos no deseados han inundado España estas navidades, por un valor de 450 millones de euros. Solo Italia, Alemania y Reino Unido (todos países mucho más poblados) nos superan. Se prevé que el 20 de enero sea el día top en re-gifting, por lo que la página Ebay de ventas online lanzará promociones especiales para quienes pongan ese día algo a la venta o lo compren. Hoy, un 47% de los españoles se quedan con esos regalos que no le gustan, un 28% decide re-regalarlos y solo un 4% les saca rendimiento económico. Ebay evidentemente quiere cambiar esa tendencia,

Y es que el principal problema de los regalos poco deseados es que suelen venir sin factura, y por lo tanto no los podemos descambiar por otro sí querido o por dinero contante y sonante. Pero como vemos eso no quiere decir que no podamos sacarle un dinero. Por cierto, como sospechábais y seguro que muchos habréis comprobado, los que menos acierto tienen a la hora de regalar son los suegros a sus nueras.

Otras opciones para el re-gifting:

¿Qué hacer si me toca el Gordo de la Lotería? Premios y sorteos

Como cada año, algunos afortunados serán mucho más ricos dentro de poco. Pero han de saber qué primeros pasos dar para que esa fortuna no se convierta en un problema.

Como cada año, algunos afortunados serán mucho más ricos dentro de poco. Pero han de saber qué primeros pasos dar para que esa fortuna no se convierta en un problema.

Como cada año, llegan los días nacionales de pensar qué haríamos si fuéramos millonarios de repente, si nos tocara la lotería: que si terminar con la hipoteca, que si irme a dar la vuelta al mundo, que si repartirlo con los más pobres… todo buenísimas ideas, pero para hacerlas realidad, hacen falta dos cosas previamente:primero, que nos toque el Gordo, claro está, y segundo, cobrar el premio. Parece de perogrullo, pero mucha gente no sabe qué habría de hacer si le tocara, y el mundo está lleno de cazapremios, así que mejor tener la lección bien aprendida por si acaso.

La primera diferencia entre el Gordo de Navidad y otros premios de Loterías del Estado (o quinielas) es que, al ser premios de tanta cuantía, hemos de esperar un mínimo de una semana para reclamar el cobro del premio siempre que estemos hablando de las mayores cantidades. Las pedreas y reintegros, como cualquier otro premio, en cualquier momento y en nuestra oficina de Loterías de siempre. Si somos afortunados, durante esa primera semana de estar premiados pero aún no millonarios lo más importante es la precaución: el champán se toma luciendo fotocopias del décimo, nunca el décimo premiado, y no se lo demos a nadie a cambio de dinero en efectivo (aunque sea más que el del premio) pues esto es un delito tanto por su parte como por la nuestra (blanqueo de capitales).

Una vez transcurrido este periodo de una semana en la que lo mejor que podemos haber hecho es depositar el décimo en nuestro banco o en una caja fuerte, si hemos cobrado menos de 3.000 euros podremos pasar a cobrar el premio a caalquier administración de lotería del territorio nacional, pero si es mayor deberemos hacerlo vía entidad financiera (para que quede perfecta constancia, todo muy clarito y legal). En estos casos nuestra oficina de confianza suele ingresarnos el dinero en cuanto le damos el décimo para que lo deposite, y ya ellos se encargan de cobrarlo, dejándonos a nosotros solo la decisión de qué hacer con nuestra nueva fortuna de entre los miles de productos financieros que nos ofrecerán a cambio de que no nos vayamos a la competencia.

Cómo negociar condiciones laborales, salarios y bonus

Negociar es la única solución posible ante la posibilidad de despidos. Lo que hoy es un sacrificio para nosotros puede ser nuestra salvación en un futuro.

Negociar es la única solución posible ante la posibilidad de despidos. Lo que hoy es un sacrificio para nosotros puede ser nuestra salvación en un futuro.

La crisis ha hecho ser más imaginativos a los empresarios, y también a los empleados, para evitar despidos a cambio de ceder en condiciones de trabajo. Dado que cada vez es más difícil encontrar y conservar el empleo, el objetivo que estamos empezando a comprender en España es largamente utilizado ya en países como Alemania o Francia: cobrar menos para que todos sigamos trabajando en vez de cobrar lo mismo pero que cada vez trabajen menos. Hay algunos puntos que siempre son discutibles, y que conviene saber cómo discutir.

La congelación salarial será, en el mejor de los casos, la política a seguir en la práctica totalidad de las empresas en España durante el próximo año (como mínimo). Y con la nueva ley laboral en la mano podemos dar gracias, pues las opciones que da a una empresa para que despidan son amplísimas, simplemente basándose en unas cifras negativas de negocio que a buen seguro la gran mayoría de empresas podrán presentar durante el próximo ejercicio, basadas además como han de estar en los ejercicios anteriores, por tanto los de la más oscura crisis dicen que jamás vista. Así las cosas, la mejor opción es convertir una parte de tu salario fijo en variable, ya sea por objetivos de la empresa en su conjunto (menos recomendable) o de tu desempeño profesional individual (más recomendable por cuanto solo dependerás de ti para conseguir esos objetivos). Es decir, cobraremos menos mes a mes, pero finalizado el ejercicio podremos cobrar más de lo que cobraríamos con congelación de sueldo gracias a que hemos tenido un desempeño que además repercute en mejore números para la empresa. Todos ganan, y además se pueden implantar objetivos parciales trimestrales o semestrales, por ejemplo. Eso sí, deben estar especificados en contrato, de lo contrario estaremos ante el típico bonus indefinido que estos tiempos tanto se ha resentido.

Otra opción cada vez vista con mejores ojos es la reducción de jornada. Esto es bueno para la empresa no solo porque nos pagará menos en neto, sino porque también se ahorrará cuotas de seguridad social. Esto ha de ir emparejado, eso sí, con la promesa por escrito de que una vez que la empresa remonte y obtenga beneficios de nuevo, éstos se repartirán entre los trabajadores, compensando así la bajada salarial que implica la reducción de jornada.

Te explicamos el nuevo recibo de la luz que tendrás a partir de Enero de 2013

La luz sube otra vez y, además, se complica un poco lo que vas a pagar por ella; por este motivo te explicamos algunos cambios que sufrirás a partir de Enero de 2013.

La luz sube otra vez y, además, se complica un poco lo que vas a pagar por ella; por este motivo te explicamos algunos cambios que sufrirás a partir de Enero de 2013.

Hace no mucho, el programa Salvados explicaba el lío que hacen las compañías de la luz con los recibos, lo que cobran, porqué lo cobran, etc…en un programa bastante completo y ello encendió las iras de las empresas eléctricas. Pero después de lo que os voy a contar ahora, parece que algo de razón tenía Jordi Évole.

A partir del año que está apunto de empezar, tu recibo de la luz se complica un poco más: hasta ahora podías ‘incluir’ tu casa en diferentes tramos de luz y, a partir de entonces, pagar un fijo (por el tramo en el que te encuentras) y luego un precio por KW hora consumido; en general, este concepto sigue siendo igual, pero con un cambio importante.

Ahora se dividen los tramos de consumo eléctrico se dividen en 7: desde 3 kw (menos consumo es poco habitual y se reserva para hogares acogidos al bono social) y 10 kw (más consumo suele ser habitual en negocios, restaurantes, empresas…); es decir, ahora tendrás que elegir un tramo según el consumo habitual de tu casa: de 3 a 4 kw, de 4 a 5 kw, etc…

Lo normal es que pienses: pues elijo el más pequeño, porque más o menos me llega y, así pago, menos al mes; pues bien, eso era así, hasta ahora; con el cambio en las tarifas, dentro de cada tramo (por ejemplo, entre 3 y 4 kw), pagarás un fijo si consumes hasta un máximo (en el caso de este tramo, hasta 224 kw), pero si consumes más (hasta 259 kw), pagas por ese consumo un poco más; y así sucesivamente.

Si te apuntas al tramo siguiente (entre 4 y 5 kw), aunque los precios KW/h son iguales, tu máximo sube un poco: es decir, en lugar de poder consumir hasta 224 kw, puedes consumir hasta 247 kw; y así con todos los tramos y tarifas.

¿Qué pretende el Gobierno con esto?: según ellos, fomentar el consumo eléctrico responsable, es decir, que cada uno se ponga en un tramo adecuado a su consumo y que luego intente consumir lo menos posible para no pagar los escalones más altos (los más caros).

¿Qué consigue el Gobierno realmente?. Pues consigue tres cosas: primero encarecer un 3% de media la factura eléctrica; también consigue complicar, todavía más, la factura eléctrica de la gente, que ya no sabe cuando ve la factura si lo que le cobran es real, imaginado o qué ocurre…pero como es tan complejo, no puede ni preguntar…Por último, consigue que haya más diferencias sociales: entre el primer tramo y el último, las diferencias de precios llegan a ser de hasta un 700% (para consumos similares).