¿Cuánto dinero me puede costar hacer una app para móvil?

Hoy en día es poco habitual ver alguien sin Smartphone y ver una empresa ‘conocida’ sin su app para móvil. Por eso, si quieres triunfar, tienes que tener una app.

Hoy en día es poco habitual ver alguien sin Smartphone y ver una empresa ‘conocida’ sin su app para móvil. Por eso, si quieres triunfar, tienes que tener una app.

O a lo mejor quieres darte a conocer a través de una app o tienes un gran idea que puede llevar a un negocio; la forma más adecuada de hacer una aplicación de móvil es contratarla a una empresa y pedir presupuesto, pero seguro que tienes muchas dudas: ¿cuánto puede costar? ¿para Android, para iPhone o para ambos? ¿y las tablets? ¿y si tengo ya una web es más barato?.

Hombre, puedes pedir a una empresa que te haga un presupuesto y que contemple todas las opciones posibles, pero también puedes hacerte una idea usando la web ¿Cuánto cuesta mi app?

En unos pocos pasos y eligiendo varias opciones (como si fuera un test muy sencillo) puedes ver cuánto te costaría tener tu propia app (al menos un precio orientativo): lo que más me gusta de la web es que vas viendo como aumenta o disminuye el precio según la opción que escojas, de manera que puedes elegir por algo más básico en principio y en próximos pasos ir ‘mejorando’ tu aplicación.

La web te ayuda a elegir entre la calidad de la web (óptima, aceptable o baja), la plataforma (android, iPhone, Windows Phone o varias), interfaz (nueva, basado en web o diseño personalizado), si quieres que sea de pago o gratuita, si quieres registro de usuarios o no, si requieres una web de gestión o no y los idiomas que quieres tener disponibles, entre otros. Según esto, te indicará un precio orientativo y un resumen de las opciones que has escogido.

A mi me parece una web muy bien ideada.

Jubilación activa y jubilación flexible: seguir trabajando tras la jubilación.

Está claro que el Gobierno no quiere que nos jubilemos, ya que no paran de retrasar de jubilación y cuanto menos haya que pagar, mejor, que no llega para todos.

Está claro que el Gobierno no quiere que nos jubilemos, ya que no paran de retrasar de jubilación y cuanto menos haya que pagar, mejor, que no llega para todos.

Por ese motivo, aunque es algo menos conocido que el retraso en la edad de jubilación, el Gobierno ha aprobado un par de propuestas concretas que permiten a los jubilados (con ciertas condiciones), seguir trabajando. Aunque puede parecer algo ‘cruel’ que una persona mayor trabaje, se me ocurren varias personas a los que esta propuesta les gustaría: gente que no tiene otra ocupación que su trabajo, gente que quieres seguir trabajando porque disfruta con su trabajo, gente que mantiene a su familia (algunos o todos ellos en paro) y tienen que subsistir con la pensión de la persona que ahora va a jubilarse y no llega para todos.

El Gobierno ha planteado dos propuestas Jubilación Activa (la más novedosa) y Jubilación Flexible (que ya existía). La Jubilación Activa permite a una persona jubilada (siempre que no haya tenido jubilación anticipada y que haya alcanzado el 100% de la base reguladora) cobrar el 50% de su pensión de manera fija mientras trabajan, por cuenta ajena o propia, en jornada completa o parcial…Durante el tiempo que se quiera seguir trabajando, se cotiza a contingencias profesionales y solidaridad, pero no se incrementa el importe de la pensión, que volverá a recibirse de manera completa cuando deje de trabajarse.

La Jubilación Flexible permite a la persona jubilada trabajar entre un 25% y un 50% de la jornada completa de otro trabajador de la misma empresa (y de la misma categoría) y, además de cotizar, si que podría modificarse la pensión de jubilación en función del tiempo nuevo cotizado. En este caso, la pensión de jubilación se reducirá en la misma proporción al tiempo que se trabaja (entre un 25% y un 50%).

Trabaja en las pistas de esquí: algunos consejos

Siempre que pensamos en trabajo ‘vacacional’ nos imaginamos a camareros y gente de hoteles en verano, pero también hacen falta en invierno. Y eso significa trabajo.

Siempre que pensamos en trabajo ‘vacacional’ nos imaginamos a camareros y gente de hoteles en verano, pero también hacen falta en invierno. Y eso significa trabajo.

Aunque España es un país de playa (nos rodea agua por todos lados) y un porcentaje muy alto de españoles tiene vacaciones en verano y acude a algún lugar de playa (o montaña) donde se ha contratado gente que eche una mano en junio, julio, agosto y septiembre (meses en los que el paro suele dar alguna alegría al Gobierno de turno), también se requiere gente en invierno.

Tanto por las vacaciones de Navidad como por la temporada de Esquí, no son pocos los hoteles, restaurantes, pistas de esquí, etc…que contratan gente para que, a partir del puente de diciembre (que suele abrir la temporada de esquí) y hasta pascua en el mejor de los casos, cubran las plazas vacantes y ofrezcan empleo durante unos meses.

Si trabajas en hostelería, hoteles o sabes esquiar (para trabajar directamente en la pista, bien ayudando a la gente, dando clases o repartiendo material), no dudes en entrar ya en las webs que aglutinan pistas de esquí como Aramón o Sierra Nevada donde se ofrecen empleos directos o en contactar con hoteles y restaurantes de la zona donde se necesita personal para los empleos que se generan a partir de las pistas de esquí.

Quizá te vaya mejor que tener que ir fuera a buscar trabajo, pues buscarlo en España, aunque sea en una zona un poco más fría de la que estás habituado.

Producto bancario del Mes: Bonificación del BBVA por planes de pensiones

Las planes de pensiones son un bien muy cotizado: los bancos saben que la gente está asustada porque cree que no les llegará la jubilación (quizá con razón)…

Las planes de pensiones son un bien muy cotizado: los bancos saben que la gente está asustada porque cree que no les llegará la jubilación (quizá con razón)…

…y por ello la gente se está abriendo más planes de pensiones que nunca; al mismo tiempo saben que la gente que tenga trabajo sigue realizando un ingreso continuado en estos planes de pensiones y les quedan años (hasta que se jubilen, algo cada vez más lejos) hasta que puedan tocar ese dinero.

Pero como la gente tiene miedo ahora mismo de separarse de su dinero, los bancos intentan captar clientes que ya tengan un plan de pensiones en otro banco…y eso es algo que nos puede interesar a todos.

Por ejemplo, este mes, el BBVA ofrece a todo el que abra un plan de pensiones con ellos un interés muy llamativo: un 4% (si el ingreso es superior a 25.000 euros; si es inferior, será un 2%). Esta oferta también aplica a los clientes actuales que hagan aportaciones en la misma cantidad.

Ese interés podrás reinvertirlo en tu plan de pensiones o incluso canjearlo por productos de BBVA de su Tienda de Compras.

La pega es que este movimiento lo tienes que hacer durante esta semana, ya que tienes hasta el 30 de junio; no dudes en ir a tu BBVA y comentarlo con un asesor directamente para poder entrar en plazo.

Peerby: una aplicación para compartir cosas con tus vecinos.

A todos nos ha pasado alguna vez que, de repente, nos hace falta algo que no tenemos en casa: un taladro, una mesa para una fiesta, sillas, una sartén más grande…

A todos nos ha pasado alguna vez que, de repente, nos hace falta algo que no tenemos en casa: un taladro, una mesa para una fiesta, sillas, una sartén más grande…

Lo normal es recurrir a miembros de tu familia o amigos, pero es un poco pesado tener que preguntar a todos ellos, uno a uno, y, si alguno lo tiene, tener que ir a buscarlo hasta donde esté…casi te sale mejor prescindir de esa necesidad. Pero la solución tampoco es tener ‘de todo’ en casa, primero porque no te cabe y segundo porque no es cuestión de gastarse dinero cada vez que necesitas algo.

Para ello surgen aplicaciones como Peerby: cada vez que necesitas una cosa, la ‘pides’ en la aplicación y la manda a las 100 personas más cercanas a ti (según tu código postal) y cuando una ‘acepte’, os abre un chat de comunicación; ya es problema vuestro llegar a un acuerdo: devolver un favor por otro, alquilarlo, pagar un pequeño coste, etc…La aplicación no entra en esos matices.

Me parece una aplicación muy interesante y aunque puede tener pegas (te tienes que fiar de a quién le dejas tus cosas, no debe haber problemas con lo que le dejas, etc), la verdad es que se me ocurren muchas veces en las que este tipo de aplicaciones me habrían venido muy bien: comidas numerosas, chapuzas en casa, etc…

Incluso este tipo de aplicaciones se puede extender a servicios (una persona que cuide a tus hijos o que limpie en casa y trabaje por la zona), restaurantes (que te recomienden personas de tu zona), tiendas, etc…