Todo sobre los minijobs

Los trabajos a tiempo parcial, para jóvenes y con carácter formativo, se han llamado de toda la vida becas. Hoy son minijobs, y están mucho mejor regulados.

Los trabajos a tiempo parcial, para jóvenes y con carácter formativo, se han llamado de toda la vida becas. Hoy son minijobs, y están mucho mejor regulados.

La semana pasada hubo Debate sobre el Estado de la Nación, y entre insultos, corrupción y descalificaciones varias, también se coló alguna que otra medida, aunque no lo parezca. Una de las que pasaron más desapercibidas pero que puede ser importante para muchos es el anuncio de la introducción definitiva de los minijobs, esa especie de milagro en forma de trabajo para los jóvenes. En Alemania funciona, dicen que allí al menos 7 millones de jóvenes han encontrado su primer empleo con esa medida gubernamental, pero hay que tener claro sus pros y sus contras antes de lanzarse a la euforia o a la crítica desmedida.

Un minijob, en esencia, es una vuelta de tuerca a las prácticas de toda la vida, pero bien reguladas. Se tratará (trataría) de trabajos a todos los efectos, pero con una jornada máxima de unas 20 horas semanales y un salario neto que rondaría los 400 euros al mes. Y decimos neto porque una de las ventajas es que no pagan impuestos como un trabajo común. Es decir, el trabajador (joven, en todo caso menor de 35 años) trabajaría a tiempo parcial para una empresa que solo pagará por él la seguridad social mínima, y además recibirá una bonificación en caso de que ese trabajo minijob se convierta en indefinido al terminar el periodo de vigencia del minijob, que por definición es lógicamente temporal. Se habla de unos 500 euros al mes de subvención por hombre hecho indefinido y de 700 euros en el caso de mujeres durante los 3 primeros años de contrato. En la práctica, por tanto, durante los primeros 3 años largos de vida del contrato al empresario le saldría muy barato, prácticamente como tener a un becario, pero mejorando las condiciones del trabajador. Otra cosa es si de verdad le servirá para meter la cabeza en el mercado laboral.

En principio, estos contratos podrán ser firmados por empresas de empleo temporal como contratos formativos. El gobierno tiene mayoría absoluta y ganas por sacar esta medida adelante, así que antes del verano podríamos tener esos primeros minijobs en vigor.

Sectores para invertir en Marca España

Si tienes un negocio y te da pavor que sepan que eres español por la mala imagen que tienen de nosotros fuera, quizá debas mirar a qué sector te dedicas para llevarte una agradable sorpresa.

Si tienes un negocio y te da pavor que sepan que eres español por la mala imagen que tienen de nosotros fuera, quizá debas mirar a qué sector te dedicas para llevarte una agradable sorpresa.

Para muchas empresas, y por triste que parezca, llevar su nombre asociado al nombre de España últimamente restaba. La crisis y los escándalos que aparecen por todas partes en nuestro país restaban buena imagen al Estado, y con ello a toda empresa que se identificara de forma directa con nuestra bandera, constumbres, idiomas, etc. Pero no todo es sombrío, hay sectores en los que España sigue siendo líder, sigue estando muy valorada, y son en esos sectores en los que sí conviene apoyarse en la Marca España si queremos hacer negocio:

  • Energías renovables: somos cuartos del mundo en energía eólica y segundos de Europa en solar, pero lo que pocos saben es que nuestras buenas cifras no solo se unen a los elementos naturales, sino también a la industria que acompaña a las nuevas energías. Somos pioneros y líderes en industria asociada a la conversión de esas fuentes de energía en riqueza y actividad.
  • Infraestructuras: hasta 7 de las empresas top 50 del mundo en este campo son españolas. Últimamente han visto su nombre salpicado por la crisis del ladrillo, pero es una falacia. Las grandes empresas constructoras españolas hacen negocio básicamente con obra pública: trenes, aeropuertos, obras de agua… y sobre todo alta velocidad, capítulo en el que directamente no tenemos competidor.
  • Aeronáutica: no es que hagamos los mejores aviones del mundo, pero sí llenamos esos aviones de sus aparatos más tecnológicos. Todo lo que sea volar, tiene que ver con España.
  • Sanidad: tenemos profesionales de la salud repartidos por los mejores hospitales y universidades del mundo. La cura de la malaria, el cáncer, etc llevará nombre español.
  • Tratamiento de aguas: sobre todo desalinización, un campo del que hemos hecho necesidad virtud y lideramos el mundo, pero también en tecnología de alcantarillado, ojo.
  • Turismo: somos el segundo/tercer destino vacacional del mundo. Poco más que añadir salvo que no solo somos sol y playa, también somos gastronomía, historia y arte, principalmente. Y también aquí entraría el deporte, gran símbolo de nuestro éxito.
  • Moda: no tanto en alta costura, pero sí en pret a porter, en lo que de verdad mueve dinero.

Trabajar en Silicon Valley como emprendedor

Ir a Silicon Valley suele ser sinónimo de éxito. Y si es a gastos pagados y con la mejor carta de presentación, mucho mejor. Hay competiciones que premian con un futuro mejor.

Ir a Silicon Valley suele ser sinónimo de éxito. Y si es a gastos pagados y con la mejor carta de presentación, mucho mejor. Hay competiciones que premian con un futuro mejor.

Silicon Valley es el Maracaná de la empresa, el Liceo de los emprendedores, la meca de las pymes y de la gente con buenas ideas, en definitiva. Codearse con Google, Microsoft o Amazon puede parecer una quimera, pero hay iniciativas que permiten que españoles con ganas de triunfar vayan a triunfar allí donde más posibilidades de triunfo hay. Una vez instalados en la tierra de las oportunidades, solo tendremos que trabajar por nuestra idea.

Hasta 200 empresas, siempre del sector start-up, es decir, emprendedores con ideas nuevas, pueden participar a lo largo de todo este año en la GoToSiliconValley, una competición del más alto nivel que promete una oportunidad para desarrollar nuestra idea en la costa Oeste de Estados Unidos. Pero hemos de ser los mejores, solo una empresa será la afortunada. Habrá fases previas y eliminatorias en todas las grandes ciudades españolas: Madrid, Barcelona, Valencia… Hasta que el próximo mes de noviembre las mejores de entre las mejores se junten en Madrid en la gran final, la cita que dirimirá quién es el ganador de esta oportunidad única. No importa qué tipo de empresa seamos, ni del sector al que nos dediquemos, ni cómo hayamos empezado a desarrollar nuestra idea. Ni siquiera debemos justificar la fase en la que se encuentra el proyecto, solo su viabilidad y originalidad. Habrá premio de consolación, el segundo clasificado se llevará una plaza pagada en la StartUpBusSpain, uno de los viveros de nuevas ideas empresariales más exitosas de España.

Para participar tan solo hay que inscribirse, contar de qué va nuestro negocio o idea, presentar un plan de viabilidad y una idea de desarrollo. Y una vez dentro, no tener miedo al qué dirán, sino vender nuestra compañía como si fuera la mejor del mundo. Porque solo así podremos competir de verdad allí donde están las mejores del mundo.

Decálogo para hacerse rico, consejos para triunfar en los negocios

Tener las cosas claras a la hora de ir a trabajar ahorra más de un disgusto, tanto a nosotros como a nuestros compañeros/empleados/jefes. Aprendamos de los mejores.

Tener las cosas claras a la hora de ir a trabajar ahorra más de un disgusto, tanto a nosotros como a nuestros compañeros/empleados/jefes. Aprendamos de los mejores.

De acuerdo. Admitimos que el titular de este post quizá es demasiado positivo, rozando la euforia. Pero aquí solo hablamos de datos contrastados, y para hablar de triunfar en los negocios y sobre todo de hacerse rico, ¿quién mejor que el hombre más rico del mundo, empresario, para dar consejos? Nos limitamos a hacernos eco de su decálogo en la vida profesional. Hablamos de Carlos Slim, mexicano con más empresas a su cargo que pares de zapatos tiene Victoria Beckham:

  1. Simplicidad: mínima jerarquía, dinamismo y rapidez en la toma de decisiones.
  2. Optimismo: ante los problemas, no sirve de nada poner mala cara, hay que pensar que todo pasa.
  3. Siempre hay algo que hacer: entroncando con el optimismo, hasta en los peores momentos debemos buscar y rebuscar, siempre hay algo que mejorar, que pulir.
  4. Creatividad: no solo para mejorar nuestro producto, sino para salir de problemas y estrecheces mejor, o al menos de forma distinta, que los demás.
  5. Temporalidad: ningún jefe, sea máximo o intermedio, debe pretender eternizarse en el cargo. Siempre estamos de paso, lo que ayuda a mantener la guardia alta.
  6. Modernización constante: estar a la última siempre ahorra costes, y da buena imagen.
  7. Austeridad: pero no solo en tiempos de crisis, también cuando estamos boyantes.
  8. Ampliación: siempre es bueno, o al menos siempre será mejor que no aprovechar las oportunidades.
  9. Ambición: quien ha triunfado ya en un sector, puede triunfar en cualquier otro. O al menos, de nuevo, siempre será mejor que no aprovechar las oportunidades.
  10. Reutilización: de activos físicos, humanos, capital… Cuando más partido saquemos a lo que ya tenemos, menos habrá que invertir en lo mismo.

Ciertamente hablamos aquí de consejos muy generales, pero El Arte de la Guerra es aún más simple y es un bestseller desde tiempos inmemoriales…

Premios para pymes, concursos para pequeña y mediana empresa

Los premios en el mundo empresarial están casi tan de moda como en el mundo del cine o de la música. Solo que aquí además te pueden servir para sacar tu negocio adelante.

Los premios en el mundo empresarial están casi tan de moda como en el mundo del cine o de la música. Solo que aquí además te pueden servir para sacar tu negocio adelante.

Llevamos tiempo quejándonos de una realidad: ni hay crédito, nadie da un duro a nadie, y así es muy difícil que remonte el sector de la pequeña y mediana empresa, verdadero pulmón económico de nuestro país. En tiempos de grifo cerrado, solo los mejores de entre los mejores tienen acceso a ese dinero imprescindible para hacer su sueño realidad. Y para demostrar que somos los mejores de los mejores, hay dos caminos: o ganar un concurso que ya lleve implícito como premio el que nos subvencionen nuestra idea, o ganar un premio con el suficiente prestigio que cuando volvamos al banco con él debajo del brazo no haya comercial que se nos resista. Veamos los mejor de cada modalidad:

  • Revista Emprendedores: los lectores eligen a las mejores ideas del año, y el ganador final del premio Iniciativa Empresarial obtiene 15.000 euros para desarrollar su producto. También otorgan un premio a la trayectoria profesional, pero quien merezca ese premio probablemente ya no necesite financiación.
  • Emprendedor XXI La Caixa: anualmente el hoy banco elige una idea, le da 5.000 euros para que se financie y le acompaña hasta convertirse en empresa hecha y derecha.
  • Uniemprendia: premio centrado en ideas nacidas en universidades y siempre del sector tecnología. Puede ser un empujón a una empresa que ya exista siempre y cuando tenga menos de dos años de antigüedad.
  • Fundación Everis: probablemente el premio para emprendedores mejor dotdo de España, con 60.000 euros. Además no se da todo de una vez, sino que se va desembolsando según la necesidad a lo largo de toda la fase de creación de la empresa elegida.

¡A por la estatuilla!