Nuevas ayudas ICO 2013, líneas del Instituto de Crédito Oficial

El ICO puede ser la última oportunidad para muchas empresas españolas. Este año vienen divididas en préstamos para actividad en España y préstamos para actividad fuera.

El ICO puede ser la última oportunidad para muchas empresas españolas. Este año vienen divididas en préstamos para actividad en España y préstamos para actividad fuera.

Acaba de abrirse el plazo más esperado para cientos de empresas de este país, el plazo de solicitud de los créditos ICO, que se abrió oficialmente el pasado 2 de enero. Como cabía esperar, la cuantía se ha reducido, pero seguramente la mala marcha de la economía hace que haya menos empresas, y por tanto menos competencia. Despacito y buena letra.

Este año las líneas de ayuda del Instituto de Crédito Oficial serán dos, dotadas en total con 22.000 millones de euros: internacionalización y empresas y emprendedores:

  • ICO Emprendedores y Empresas: 18.000 millones de presupuesto. Busca cubrir necesidades de liquidez o ampliar el negocio con nuevas sedes siempre dentro del territorio nacional. Está destinado tanto a autónomos como a empresas de todo tipo y tamaño. Como novedad, el tipo de interés por primera vez estará ligado directamente al plazo de amortización. A más plazo, más intereses. Hasta 10 millones de euros de ayuda a devolver en hasta 20 años, ya sea en préstamo habitual o en concepto de leasing (a solicitar por la empresa). Se dirige también a comunidades de vecinos para rehabilitación del edificio. Hay una partida reservada para proyectos con el sello de la Sociedad de Garantía Recíproca, pero en este caso el plazo máximo será de 15 años.
  • ICO Internacional: 4.000 millones de euros. Tanto para asentar presencia exterior de empresas españolas como para que autónomos y empresas empiecen la aventura en el extranjero. Mismas condiciones que ICO Emprendedores y Empresas. Se darán hasta 5 millones por empresa para pagar facturas emitidas previamente a priveedores en el extranjero.

Los mejores préstamos para comprar un coche con plan PIVE

Cambiar de coche es una de las decisiones más importantes de nuestra vida económicamente hablando. Hay bancos que nos lo ponen fácil, y más ahora que se acaba el plan PIVE.

Cambiar de coche es una de las decisiones más importantes de nuestra vida económicamente hablando. Hay bancos que nos lo ponen fácil, y más ahora que se acaba el plan PIVE.

Tras la casa, el vehículo familiar es el mayor gasto que una familia afrontará a lo largo de su vida. Y tal y como están las cosas, en muchas familias será directamente el gasto más importante de sus vidas, pues lo de comprar una casa se ha puesto en arameo. Así las cosas, es un buen momento para decidirnos a comprar 4 ruedas, pues los precios son más competitivos que nunca ante la brutal crisis del sector automovilístico, y además el Plan PIVE (el plan Renove de toda la vida, para renovar nuestro coche viejo por uno eléctrico o de bajas emisiones) está sujeto a un presupuesto máximo, y la patronal del sector prevé que ese presupuesto se agote en este mes de enero. Es decir, nunca será más barato comprar un coche de lo que lo será durante este primer mes del año.

Pero para ello hace falta, en la inmensa mayoría de los cosas, pedir un crédito. Para ello, un par de consejos: dado que se trata de un préstamo a medio-largo plazo (suele ser de unos 5 años de duración), las entidades dan mejores condiciones a aquellas personas que ya tienen domiciliada la nómina en su entidad, por poder hacer un mejor seguimiento de su situación financiera. Por otro lado, el mejor sitio para buscar en Internet, pues como ya pasa con muchos otros productos financieros, al ahorrarse la entidad gastos de gestión vendiendo online, las mejores condiciones también están online. Veamos los mejores préstamos del momento:

  • Crédito Coche BBVA: 6,5% TIN si tenemos nómina domiciliada y contratamos un seguro de pago. Plazo máximo 10 años y comisión de apertura variable.
  • Plan PIVE Caja Vital Kutxa: 5,55% TIN a un máximo de 7 años para clientes de la entidad. Comisión de apertura.
  • Caja Laboral: préstamo al consumo con especificidad para vehículos. Hasta 7 años de plazo de devolución al 6,9% y con la comisión más baja del mercado, un 1%

¿Debo pagar impuestos por un préstamo familiar sin intereses?

Los préstamos familiares son cada vez más comunes ante las dificultades para conseguir financiación. Pero debemos cumplir ciertos requisitos para que Hacienda no nos reclame una parte.

Los préstamos familiares son cada vez más comunes ante las dificultades para conseguir financiación. Pero debemos cumplir ciertos requisitos para que Hacienda no nos reclame una parte.

Lo de comprarse un coche o una vivienda, o incluso un ordenador si me apuras, está cada vez más complicado. Y no porque no sigan siendo imprescindibles esos bienes, sino porque ni tenemos el dinero disponible para comprarlos de una sola vez, ni los bancos nos prestan lo que necesitamos para comprarlos. Y El Corte Inglés no los financia sin intereses, claro.

Así las cosas, cada vez son más las personas que recurren a los ahorros familiares para hacer frente a estas compras de bastante dinero. Por un lado, los familiares se ahorran la ‘incertidumbre’ que rodea al sector financiero últimamente e invierten su dinero en la economía real, en algo tangible. Por otro lado, los compradores consiguen de una tacada el dinero necesario para hacer frente a esa compra que tanto necesitan y se ahorra pagar los intereses. Porque ahí está la gran idea: firmar un contrato privado sin intereses. Pero, ¿cómo legalizamos eso?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que si una persona le cede dinero a otra sin especificar porqué ni cómo, para Hacienda eso constituirá una donación en vida, y por tanto estará gravado con el 15% del impuesto correspondiente. Es decir, si nos prestan 100, para Hacieda es como si nos los hubieran regalado, así que nos reclamará 15. Por ello debemos firmar un contrato privado en el que se especifique que el dinero traspasado es un préstamo, no una donación a fondo perdido, y también especificar que se presta sin intereses, puesto que si este extremo no quedara claro para Hacienda sería un préstamo a tipo de interés de mercado, y por ello el prestamista tendría que declarar unos rendimientos del capital que en realidad no estaría recibiendo. Una vez formalizado el contrato en privado, toca firmarlo por todas las partes y entregarlo en Hacienda junto con el modelo 600 (te lo darán en Hacienda, no preocuparse) bien completado. Si además el préstamo se destina a compra de vivienda, cosa de lo más habitual, ya solo queda ir devolviendo el préstamo para poder desgravarnos en la Declaración de la Renta (los beneficiarios) como si de cualquier otro tipo de préstamo hipotecario se tratara.

Nueva ley contra los desahucios, dación en pago y alquiler social

Los grandes partidos políticos españoles negocian a contrarreloj una nueva ley sobre desahucios que permita no dejar en la calle a los colectivos vulnerables.

Los grandes partidos políticos españoles negocian a contrarreloj una nueva ley sobre desahucios que permita no dejar en la calle a los colectivos vulnerables.

Uno de los grandes dramas que nos deja esta crisis es la gente sin casa. No porque no la tengan, sino porque los bancos se la quedan aunque los propietarios ya hayan pagado la mitad. PSOE y PP, prácticamente la totalidad del Congreso de los Diputados, llevan días reunidos ‘de urgencia’ para sacar adelante una ley que paralice los desahucios en caso de situación desesperada del dueño. No se trata de que no haya que pagar las hipotecas pedidas en la época de vacas gordas, sino de buscar soluciones humanitarias para personas que no tienen más salida que seguir en su casa. Ya ha quedado claro que con el actual código voluntario de buenas prácticas para la banca no arreglamos nada.

Bien a través de un Real Decreto Ley (sin pasar por el Congreso, simplemente el Gobienro lo aprueba en Consejo de Ministros y se publica directamente en BOE) o un Proyecto de Ley con el trámite de urgencia (sí pasa por el Parlamento pero solo para darle retoques en comisiones, no se debate en pleno ni se vota por todas las fuerzas políticas), la idea es que en las próximas semans, mejor si es en los próximos días, entre en vigor una ley que paralice los deshaucios hasta que, caso por caso, haya una sentencia firme acorde con la nueva normativa. Esta nueva normativa supondría paralizar sine die las ejecuciones inmobiliarias (el deshacio de toda la vida) en el caso siempre de primeras viviendas, cuando los propietarios estuvieran en paro y tuvieran hijos. Es lo que se llaman deshaucios de extrema necesidad, y la idea inicial es que se paralicen desde ya y hasta dentro de dos años, una especie de moratoria para poder remodelar toda ley que toque este asunto.

Para ello, en España nos fijaríamos, copiaríamos casi, la legislación sueca o francesa, que tratan estas cuestiones como una quiebra empresarial. Cuando una compañía se declara en bancarrota, se abre lo que toda la vida se ha llamado proceso concursal o concurso de acreedores, en el que los distintos acreedores van reclamando sus cantidades y se va pagando acorde a las posibilidades. En este caso sería la familia la que quebraría, y los bancos sus acreedores. En los casos de entidades financieras saneadas con dinero público, estarían obligadas a aplicar la lógica concursal a la familia, permitiendo el deshaucio solo en caso de que a esa familia le quede una segunda oportunidad, o en caso contrario aplicando la dación en pago total y/o negociando alquileres sociales, de esos en los que la cuota se adecúa en cada momento a la situación el inquilino. Queda por ver qué se puede hacer en el caso de entidades que no hayan sido ayudadas por el Estado…

Las Sociedades de Garantía Recíproca ayudan a las PYMES

Hoy en día acceder a crédito es algo bastante complicado para todo el mundo: para que te dejen dinero, de verdad, tienes que demostrar que no necesitas el préstamo.

Hoy en día acceder a crédito es algo bastante complicado para todo el mundo: para que te dejen dinero, de verdad, tienes que demostrar que no necesitas el préstamo.

Por eso solo pueden acceder a préstamos las grandes empresas (y aun así les cuesta). Pero las PYMES, hace ya casi 35 años, crearon algo que les iba a ayudar a obtener créditos de bancos: las SGR o Sociedades de Garantía Recíproca.

El objetivo de las mismas es, simplemente, avalar a las PYMES a la hora de conseguir créditos y préstamos de bancos: como una PYME necesita dinero para poder crecer, empezar, etc…las SGR les avalan, de manera que el banco tenga la confianza de que, en el caso de que la PYME no pueda devolver el dinero, el SGR responde por ella, de manera que puede hacer el préstamo con más tranquilidad, menor interés y a más plazo.

Las SGR están formadas, por un lado, por bancos, cajas, asesores, administraciones…y, por otro lado, por las propias empresas que quieren recibir estos avales, bien mientras son avalados o bien porque son socios ‘permanentes’, para tener siempre acceso a estos avales; digamos que para poder ‘utilizar’ un SGR tienes que ser socio.

Gracias a este dinero que ponen los propios miembros del SGR, la sociedad puede avalar a otros miembros y proyectos, ya que el objetivo de estas sociedades no es ganar dinero, sino dar un servicio a las PYMES y permitir que la economía de éstas crezca.

Hay dos tipos de SGR principalmente: las que están enfocadas a un entorno territorial (normalmente hay una por cada Comunidad Autonómica) y las que están enfocadas a un sector determinado y dar servicio en todo el país.