Resumen económico de 2012: crisis, prima de riesgo y deficit

Se va un año que no ha sido todo lo bueno que querríamos ni en materia de finanzas personales ni en materia de economía a gran escala, que es de lo que nos ocupamos.

Se va un año que no ha sido todo lo bueno que querríamos ni en materia de finanzas personales ni en materia de economía a gran escala, que es de lo que nos ocupamos.

Cerramos el enésimo año de crisis, y los que parece que vendrán. Cerramos un año en que todo se ha centrado en decir que íbamos mal pero que iremos a mejor. Una prima de reisgo que amenazó con rescatarnos y un déficit que es la palabra más escuchada Telediario tras Telediario.

Un año que empezó con el IVA como tema candente por sus anunciadas y confirmadas subidas en todos sus tramos, y con la palabra ERE como mayor pesadilla del español medio, ese que teme por su puesto de trabajo día sí y día también. Este ha sido un año además conmuy pocas oposiciones, salida tradicional para un mercado juvenil que ve su cifra de paro aún rondando el 50% y subiendo, dicen.

Por todo ello, os hemos seguido aconsejando: lo hemos hecho en materia de planes de pensiones, ese ahorro para más adelante. También en materia de empleo en España o también en un mercado extranjero cada vez más españolizado. También hemos respondido a vuestras dudas en cuanto a Hacienda y su siempre amenazante declaración de la Renta, y por supuesto os hemos mantenido informados de dónde y cuándo comprar más barato. Porque sacar provecho hasta al último céntimo de nuestro bolsillo solo es tan importante como sacarle ese mismo provecho a nuestro tiempo. La legislación laboral también ha estado muy presente, y la vivienda en compra o alquiler ha sido otro de los clásicos de nuestros post.

Las nuevas tecnologías nos siguen interesando y ahora también ocupando, pues ya estamos en Facebook y tú deberías seguirnos para estar al día de estos y otros temas que seguro que serán noticia en 2013.

¡Feliz año!

Opciones para asegurar tu dinero en 2013.

La crisis nos ha llevado a desconfiar (todavía más) de todo y de casi todos y, por encima de todo, de los bancos, de los que no nos fiamos ni para un café.

La crisis nos ha llevado a desconfiar (todavía más) de todo y de casi todos y, por encima de todo, de los bancos, de los que no nos fiamos ni para un café.

Unos de los considerados principales culpables de la crisis (que lo son, igual que lo somos todos, nos guste o no), no paran de ver como la gente saca su dinero del banco por miedo a perder lo poco que le queda si el banco quiebra, lo rescatan o si el país entero se hunde un día de estos.

Pero el problema no es (solo) sacar el dinero del banco, sino es saber qué hacer con él: por eso te traigo cinco ideas sobre qué puedes hacer con tu dinero para que esté algo ‘más seguro’ que en un banco.

La primera opción es tenerlo en casa: no es que sea 100% seguro precisamente, pero todos conocemos gente que desde que empezó la crisis ha ido sacando dinero del banco y guardándolo ‘bajo el colchón’ por si un día pasa algo…No creo que sea la solución perfecta, pero no viene mal tener algunos ahorros en casa bien guardados.

La segunda opción es invertir en Oro: muchos inversores dicen que el oro nunca baja de precio y que es un valor seguro; a mi, por ejemplo, es algo que siempre me ha parecido antiguo y no me lo acabo de creer, pero a mucha gente le sirve; de todas maneras, también había muchos inversores que decían que invertir en la vivienda era un negocio seguro y que nunca bajaba de precio, y al final…

Otra opción es abrir una cuenta en el extranjero: no es la primera vez que te hablamos de ellas aunque si que es cierto que últimamente ponen muchos más problemas para que cualquiera abra una cuenta en otro país si no lo justifica muy bien (y lo paga, que no son gratis).

Pasar el dinero a otras divisas: no descubrimos nada a nadie si decimos que el Euro no pasa por su mejor momento y existen muchas otras monedas en el mundo (por ejemplo, el dólar americano), con más estabilidad y soporte para aguantar esta crisis; por eso muchos deciden sacar su dinero del banco e invertirlo en moneda extranjera.

Invertir en una SICAV: las SICAV, igual que las cuentas en el extranjero están más vigiladas que nunca y los privilegios se les van acabando poco a poco, pero existe una forma de asegurar tu dinero metiéndolo en una SICAV: puedes llevarlo a una SICAV de otro país (por ejemplo, Luxemburgo).

¿Cuándo abrir un plan de pensiones?

Los planes de pensiones son una buena, muy buena o no tan buena idea dependiendo de nuestra situación personal y del momento. Estudiemos cuándo debemos decidirnos.

Los planes de pensiones son una buena, muy buena o no tan buena idea dependiendo de nuestra situación personal y del momento. Estudiemos cuándo debemos decidirnos.

No queremos ser pesados, pero cada vez os queda menos para acogeros a la mejor opción en cuanto a desgravaciones fiscales para el año que viene: los planes de pensiones, los Planes de de Previsión Asegurados y los Planes de Ahorro Individual Sistemático. Todos ellos os preparan la jubilación, y además os hacen ahorrar dineor año a año al no contabilizarse como rendimiento del capital sino como inversión, y por lo tanto desgravándonos.

Dicho esto, y siendo fieles defensores de este tipo de productos porque además vaya usted a saber qué será de las pensiones públicas dentro de X años, hay que saber cómo y cuándo abrirnos nuestro plan de pensiones para sacarle la máxima tajada. Para ello, lo mejor es ver cuánto cobramos y cuánto cobraremos cuando nos jubilemos. Lo explicamos con un par de ejemplos:

  • A partir de 100.000 euros brutos anuales, conviene hacerlo cuanto antes y aportar lo máximo, pues estamos cobrando por encima de la base máxima de cotización (en torno a 3.500 euros mensuales), por lo que cuando nos jubilemos dejaremos de percibir aproximadamente dos terceras partes de lo que hoy cobramos. Es decir, si no tenemos plan de pensiones privado, deberemos acostumbrarnos a vivir con un tercio del dinero con el que vivimos hoy.
  • A partir de 50.000 euros, debemos abrirlo cuanto antes pero no necesitaremos aportar tanto dinero, pues al jubilarnos ‘solo’ dejaremos de percibir aproximadamente un tercio de lo que cobramos actualmente como sueldo. Deberemos acostumbrarnos a vivir con un poco menos, pero asumible, aunque no tuviéramos plan de pensiones privado.

Además de esto, debemos calificar de positivo que un plan de pensiones nos crea un hábito de ahorro a largo plazo, que cuanto antes lo abramos más intereses nos dará (sobre todo los PPA) y que hablamos de una inversión segura, pues si ese dinero lo invertimos en renta variable de toda la vida podemos ganar más, pero también perderlo. pero eso sí, hemos de saber que es prácticamente imposible recuperar el dinero antes de tiempo y que nos puede llevar a una crisis de solvencia puntual en la economía familiar.

Capitalizar la prestación por desempleo, emprender con el paro

Convertirnos en empresario estando en paro es posible, pero sabiendo que dejaremos de cobrar la prestación. Una buena opción, pero que conlleva riesgos evidentes.

Convertirnos en empresario estando en paro es posible, pero sabiendo que dejaremos de cobrar la prestación. Una buena opción, pero que conlleva riesgos evidentes.

Emprender cada vez es más difícil. Y cada vez hay más parados. Que estos dos extremos se tocaran, era solo cuestión de tiempo. Se puede hacer desde tiempos inmemoriales, pero es ahora con la crisis y la agudización de ingenio que esto conlleva cuando se ha puesto de moda la capitalización de la prestación por desempleo. Básicamente, consiste en no cobrar nuestra prestación (y/o cuotas a la seguridad social) y a cambio que el Estado nos pague la financiación necesaria para emprender un negocio por cuenta propia. Todo lo gestiona el propio (antiguo) INEM. Veamos qué requisitos tiene:

  • Tener al menos 3 mensualidades de paro pendientes de cobro (es decir, que nos quede al menos un trimestre de paro).
  • Se puede pedir desde el mismo momento en que formalizamos nuestra petición de paro.
  • Iniciar un negocio por cuenta propia o incluirnos en una cooperativa en el plazo máximo de un mes desde que cobramos nuestra capitalización.
  • No haber utilizado esta fórmula durante los 4 años anteriores para otro proyecto.
  • Hay que sopesar el hecho de que, de esa capitalización, debe quedarnos al menos una cantidad que podamos destinar a nuestro propio sueldo una vez eche a andar la empresa, sino queremos ver cómo somos empresarios quizá de éxito pero no llegamos a final de mes, pues no cobraremos paro.
  • Se debe pedir que la cuota de autónomos necesaria para emprender se nos descuente de esa capitalización mensualmente.

Los pros de esta opción son evidentes: poner el dinero a trabajar, asegurarnos que no maltgastamos ni un euro y desgravarnos en lo que corresponda por ser empresarios. Pero los contras son tan importantes como dejar de percibir la propia prestación, por lo que debemos sopesar muy bien si esta es la opción que queremos y podemos afrontar.

Regalos por planes de pensiones, aportaciones y tributación

A nadie le amarga un dulce en forma de regalo, pero hemos de aceptarlo solo si no nos va a traer más disgustos que alegrías. Eso pasa también con los planes de pensiones.

A nadie le amarga un dulce en forma de regalo, pero hemos de aceptarlo solo si no nos va a traer más disgustos que alegrías. Eso pasa también con los planes de pensiones.

Será porque se acercan las navidades y es ahora cuando todos nos acordamos de abrir o aportar dinero a un plan de pensiones, pero lo cierto es que pocas son las entidades que se resisten a obsequiar con un regalo en especie a los que optan por su oferta en planes de pensiones. Por ejemplo…

  • Axa: 0,80% del importe aportado (ojo, esto se considera también a todas luces regalo en especie aunque no sea un objeto) y unos altavoces para iPhone/iPad (esto sí es un objeto en toda regla).
  • BBVA: bonificación del 4% del total aportado al contratar antes de fin de año. Bonificación record ahora mismo en el mercado.
  • Ibercaja: misma aportación, 4%, pero como ingreso en cuenta, además de una tarjeta regalo de 80 euros de lo más útil cara a Reyes y Papá Noel.

Hemos de tener en cuenta que todos esos detallitos en especie que nos dé el banco, mutua, aseguradora, etc,sí cuentan como una aportación al plan de pensiones (o PPA) en cuestión, pensando en el límite fiscal que recordemos que está actualmente en unos 24.000 euros anuales. También hemos de tener en cuenta que hay ampliación de ese límite (pues se favorecería el tercero, no el titular) en el caso de cónyuges a nuestro cargo que cobren menos de 8.000 euros al año o en el caso de discapacitados también a nuestro cargo. En cualquier caso, todo regalo que recibamos sí contará como aportación. Por ejemplo, si dejamos tirado a nuestro plan de pensiones anterior porque en tal otro plan de pensiones nos dan un regalito a cambio de irnos con ellos, ese regalo que nos han dado y cuesta X significará un aporte al plan de pensiones de valor exactamente X.