Premios para pymes, concursos para pequeña y mediana empresa

Los premios en el mundo empresarial están casi tan de moda como en el mundo del cine o de la música. Solo que aquí además te pueden servir para sacar tu negocio adelante.

Los premios en el mundo empresarial están casi tan de moda como en el mundo del cine o de la música. Solo que aquí además te pueden servir para sacar tu negocio adelante.

Llevamos tiempo quejándonos de una realidad: ni hay crédito, nadie da un duro a nadie, y así es muy difícil que remonte el sector de la pequeña y mediana empresa, verdadero pulmón económico de nuestro país. En tiempos de grifo cerrado, solo los mejores de entre los mejores tienen acceso a ese dinero imprescindible para hacer su sueño realidad. Y para demostrar que somos los mejores de los mejores, hay dos caminos: o ganar un concurso que ya lleve implícito como premio el que nos subvencionen nuestra idea, o ganar un premio con el suficiente prestigio que cuando volvamos al banco con él debajo del brazo no haya comercial que se nos resista. Veamos los mejor de cada modalidad:

  • Revista Emprendedores: los lectores eligen a las mejores ideas del año, y el ganador final del premio Iniciativa Empresarial obtiene 15.000 euros para desarrollar su producto. También otorgan un premio a la trayectoria profesional, pero quien merezca ese premio probablemente ya no necesite financiación.
  • Emprendedor XXI La Caixa: anualmente el hoy banco elige una idea, le da 5.000 euros para que se financie y le acompaña hasta convertirse en empresa hecha y derecha.
  • Uniemprendia: premio centrado en ideas nacidas en universidades y siempre del sector tecnología. Puede ser un empujón a una empresa que ya exista siempre y cuando tenga menos de dos años de antigüedad.
  • Fundación Everis: probablemente el premio para emprendedores mejor dotdo de España, con 60.000 euros. Además no se da todo de una vez, sino que se va desembolsando según la necesidad a lo largo de toda la fase de creación de la empresa elegida.

¡A por la estatuilla!

Calcular pensión por invalidez temporal e incapacidad permanente

Estar de baja nunca es una buena noticia, y mucho menos si la baja se convierte en permanente. Pero, aunque no apetezca hablar de ello, hay que saber a qué tendríamos derecho.

Estar de baja nunca es una buena noticia, y mucho menos si la baja se convierte en permanente. Pero, aunque no apetezca hablar de ello, hay que saber a qué tendríamos derecho.

A nadie le deseamos tener que hacer este tipo de cuentas, pues peor que estar sin trabajo por no encontrarlo es no poder trabajar por un problema físico o psicológico, pero es una opción que desgraciadamente está ahí, y a la que muchos deben enfrentarse. Precisamente por lo poco apetecible que resulta esta situación, el desconocimiento sobre el tema es muy grande. Error. Tenerlo todo claro siempre ayuda a que no nos den gato por liebre.

  • Pensión por incapacidad permanente: según la Seguridad Social, la encargada de pagarnos el ‘sueldo’ cuando no podamos trabajar de forma definitiva, esta pensión es una renta mensual y vitalicia que podrá ser sustituida por una indemnización puntual siempre y cuando el incapacitado tenga más de 60 años que se pagará en un mínimo de 12 mensualidades. Esta indemnización se fijará en cada caso particular. La IPT (Incapacidad Permanete Temporal, según la jerga de la Seguridad Social) nunca será inferior al 55% de la base mínima de cotización para mayores de 18 años vigente en el momento en que se solicite. Según la causa que origine la baja se aplica una base regulatoria. Normalmente como decimos se aplica el mínimo del 55% de esa base regulatoria particular, pero se incrementa en un 20% si el que se da de baja es mayor de 50 años. Si somos mayores de 65 años la base regulatoria será la mínima para acceder a la jubilación. Si la causa de la invalidez permanente está en el lugar de trabajo, por enfermedad laboral o accidente, la cuantía aumentará de un 30 a un 50%. En todo caso, para hallar esa base regulatoria, se tienen en cuenta los últimos 96 meses trabajados antes de declararse la incapacidad permanente. En todo caso se paga en 14 pagas anuales, 12 mensuales y 2 extras.
  • Pensión por invalidez temporal: se calcula la base regulatoria igual que en el caso de la baja definitiva pero en ese caso se cobrará en caso de accidente no laboral el 60% desde el cuarto día de baja (primero que se cobra) hasta el número 20 y el 75% desde el día 21 en adelante. En caso de baja por accidente de trabajo se cobrará el 75% de la base regulatoria desde el primer día.

¿Cuánto cuestan las medicinas? Copago en Europa

A nadie le gusta pagar, y mucho menos por ponernos enfermos. Pero ya es un hecho que tendremos que sacar el monedero para ir a la farmacia, algo que ya hacen en casi toda España.

A nadie le gusta pagar, y mucho menos por ponernos enfermos. Pero ya es un hecho que tendremos que sacar el monedero para ir a la farmacia, algo que ya hacen en casi toda España.

El copago sanitario (o repago, como mucho lo llaman) ya es una realidad en España. Al menos en cuanto a las recetas. El gobierno ya ha elevado su propuesta formal a las comunidades autónomas que, viendo que la inmensa mayoría son del mismo signo que el partido gobernante en Madrid, no rechistarán a la hora de ponerlo en práctica. Eso sí, el resto de comunidades autónomas, como por ejemplo Andalucía, ya se han puesto de garras contra la medida.

Así quedará el copago de recetas en nuestro país:

  • Hasta ahora: 40% del total del medicamento salvo para los jubilados, que tenían gratuidad total.
  • A partir de ahora:
  1. Jubilados: pagarán un 10% de sus medicamentos recetados hasta un máximo de 10 euros al mes. Por encima de esa cifra, se les devolverá el dinero.
  2. Resto de la población: según nivel de renta pagaremos el 50% o el 60% de los medicamentos con receta. A mayor renta, mayor factura.

Es de españoles quejarse, pero antes deberíamos echar una ojeada a nuestro entorno para ver qué pagan nuestros vecinos a la hora de ir a la farmacia o al médico. Veamos:

  • Gratuidad total: Reino Unido e Italia.
  • Alemania: 10 euros la primera consulta.
  • Austria: 3,5 euros por consulta con tarjeta electrónica. 10 euros sin esa tarjeta específica para la sanidad.
  • Bélgica: pagan el 30% de los medicamentos salvo los llamados colectivos desfavorecidos, que pagan solo el 8%.
  • Portugal: acaban de implantar la medida de los 5 euros por visita médica.
  • Francia: 1 simbólico euro por visita más el 30% de los medicamentos con receta.

Otras medidas como reducir el turismo sanitario o pagar las medicinas en conjunto para todo el país son otras de las medidas que planea Moncloa, pero esas medidas ya no nos afectarán directamente.

Todo sobre la subida de la factura de la luz ¿Por qué sube?

El próximo mes notaremos que la luz es más cara. Y presumiblemente lo notaremos más y más a medida que pasen los meses, y hasta los años. Veamos por qué pasan estas cosas.

El próximo mes notaremos que la luz es más cara. Y presumiblemente lo notaremos más y más a medida que pasen los meses, y hasta los años. Veamos por qué pasan estas cosas.

Cada vez sabemos más datos del nuevo hachazo que preparan las eléctricas a nuestros bolsillos, la subida de la factura de la luz a partir de este mismo mes de abril. Vamos por partes para que entendamos de qué va esto:

  1. En España hay un déficit tarifario (o eso dicen) que supone que las eléctricas coberan mucho menos de lo que vale producir la electricidad. En parte ese déficit tarifario es pagado por el Gobierno.
  2. El Gobierno, el Estado, no tiene un duro actualmente. Esto hace que previsiblemente en los presupuestos que presentará a finales de este mes de marzo no podrá asumir este coste. Consecuencia: tendremos que pagar más los particulares y empresas.
  3. Las familias no tienen, tampoco, ni un duro. Y las empresas ya ni te cuento.
  4. Actualmente el agujero tarifario está cifrando en torno a 23.000 millones de euros, engordado en más de una década, y se prevé que este año crezca en 4.800 millones más, tres veces el aumento previsto por el Gobierno tras la última subida de la luz, el año pasado.

Este círculo vicioso tiene un cifra: 30,7%. En ese total cifran las eléctricas la subida de la luz que haría falta para que se tapara ese agujero tarifario. Pero no os asustéis, como ya se viene sopesando, se hará en aumentos periódicos, posiblemente anuales, de en torno al 5%, hasta el próximo 2015.

Lo que las eléctricas no dicen es que en España tenemos la factura de la luz más alta de toda Europa, si descontamos impuestos. Solo islas como Chipre y Malta tienen la luz más cara que nosotros en toda la Unión Europea. Esa es precisamente una de las explicaciones de nuestro déficit tarifario, que hay que financiar la luz en nuestros archipiélagos, lo que es muy caro, pero el precio de la luz se unifica para todo el Estado. Habrá quien esté de acuerdo y habrá quien reniegue, pero estos son los datos y así se los hemos contado.

Lo que parece claro es que vamos a tener que buscar trucos para ahorrar en electricidad…

Contrato de apoyo a los emprendedores 2012: todos los detalles

Aunque no acabo de entender porqué el abaratar el despido (es decir, que sea más barato echar a alguien) va a crear 5 millones de empleos, me parece que en la reforma laboral hay alguna idea buena.

Aunque no acabo de entender porqué el abaratar el despido (es decir, que sea más barato echar a alguien) va a crear 5 millones de empleos, me parece que en la reforma laboral hay alguna idea buena.

En particular, el llamado ‘Contrato de apoyo a los emprendedores’ me parece bastante interesante (aunque, sinceramente, llamarlo ‘contrato de apoyo a los emprendedores’ me demuestra dos cosas: la primera es que los políticos no tienen ni idea de lo que es un emprendedor y la segunda que, aunque no saben qué significa, les encanta usar la palabra ‘emprendedor’ siempre que pueden).

Este contrato lo que fomenta es que las empresas, en particular las PYMES de menos de 50 trabajadores y los autónomos, puedan contratar un joven menor de 30 años; en este caso, tendrán una deducción fiscal de 3000 euros durante 1 año.

Si en lugar de un joven (o a la vez) es un parado, podrá deducirse el 50% de la prestación de desempleo de ese trabajador durante un año y, además, le permitirá al trabajador seguir cobrando, también durante un año, el 25% de su prestación por desempleo (mientras siga teniendo derecho a ello, claro).

Además, si contrata jóvenes, se podrán bonificar de la Seguridad Social hasta 3300 euros durante 3 años (en total, es decir, 1000 euros el primer año, 1.100 el segundo y 1.200 el tercero). Si en lugar de jóvenes, son mujeres, 3.600 euros durante tres años (1.100 euros el primer año, 1.200 euros el segundo y 1.300 el tercer año).

En el caso de los parados de larga duración, la bonificación será de 1.300 euros al año durante 3 años y 1.500 euros si son paradas (mujeres).

Esta iniciativa, aunque no tenga nada que ver con los emprendedores, si que me parece una medida que pueda ‘incentivar’ a las empresas a contratar un empleado y no a despedir los que ya tiene.