Nueva Cuenta Vivienda Naranja ING Direct, deducción por vivienda

Si no te vale con deducirte un buen puñado de euros en la Declaración de la Renta por una cuenta vivienda, ING además te da interesantes intereses mes a mes.

Si no te vale con deducirte un buen puñado de euros en la Declaración de la Renta por una cuenta vivienda, ING además te da interesantes intereses mes a mes.

Como ya os advertimos, y el que aviso no es traidor, cualquiera que se compre una casa, hipoteca mediante, a partir del 1 de enero de 2011 (ya mismo) no podrá reclamar a Hacienda nada de nada en concepto de deducción por préstamo hipotecario. Es decir, lo que hasta ahora era un buen pellizco en nuestra Declaración de la Renta por estar pagando una casa a plazos, se acaba a partir del año que viene. Pero, como para casi todo, hay un atajo que nos lleva a la deducción fiscal.

Y no hablamos de nada ilegal, no pensar mal. Hablamos de las cuentas vivienda: básicamente, metes tu dinero en una cuenta, vas metiendo más y más dinero y Hacienda te devuelve año a año un 15% de las aportaciones que vayas haciendo, con la ‘única’ condición de que al cabo de un plazo establecido (normalmente en torno a 4-5 años) te compres una casa, normalmente también bajo hipoteca concedida con el mismo banco que te ha ‘guardado’ el dinero durante esos años que has recibido dividendos por ahorrador.

Pues bien, quizá la más famosa, y sin duda una de las cuentas vivienda más veteranas, la Cuenta Vivienda Naranja de ING Direct (sin querer hacer chistes, pero es verdad que cada día es el banco de más gente), se renueva y nos propone agregar interés semestral a la deducción de Hacienda, en concreto lo siguiente:

  • 4 años de plazo para comprar casa.
  • 3,45% de interés anual los 4 primeros meses.
  • 1,20% los siguientes meses.
  • 15% de deducción anual hasta un máximo de 9.000 euros al año.
  • No se necesita cambio de banco, sólo asociar la cuenta ING a nuestro banco habitual.

Gran idea, esto de mezclar intereses cual depósito a plazo fijo con una buena deducción fiscal.

Desaparece la cuenta ahorro vivienda, todo lo que hay que saber

Si alguien pensaba en una cuenta ahorro vivienda como una buena forma de ahorrar, quizá se le ha pasado el arroz. La nueva ley sobre hipotecas cambia las cosas.

Si alguien pensaba en una cuenta ahorro vivienda como una buena forma de ahorrar, quizá se le ha pasado el arroz. La nueva ley sobre hipotecas cambia las cosas.

La Ley de Economía Sostenible, la ley más polémica vista en España desde los tiempos del matrimonio gay, tiene varias aplicaciones prácticas en el día a día de nuestro dinero. Y casi ninguna buena. Y muchas inesperadas, o al menos poco pensadas. Una de ellas es el fin de la deducción por hipoteca en la Declaración de la Renta a partir del año próximo (es decir, para el dinero declarado de 2011 en 2012) para todos aquellos que ganen más de 24.000 euros al año. Eso influye, por ejemplo en las famosas cuentas ahorro vivienda.

Hasta ahora, la cosa funionaba de la siguiente manera: tú metías dinero poco a poco (o mucho a mucho, según bolsillos) en una cuenta que sólo podías tocar para comprarte una casa, cosa que tenías que hacer en los siguientes 4-5 años (según casos) de abrir la cuenta. Lo bueno estaba en la suculenta deducción que te suponía ese dinero año a año en la Declaración de la Renta. Pues bien, eso se acabó a partir del próximo año para rentas a partir de 24.000 euros. Y además, al contrario de lo que pasa con las hipotecas firmadas de aquí a final de año, no tiene carácter retroactivo.

Esto quiere decir que, aunque habramos una cuenta ahorro vivienda de aquí a final de año, sólo hasta final de año podremos deducirnos, mientras que los siguientes años sólo tendremos una cuenta normal y corriente. De hecho, ya es muy difícil encontrar esta oferta en el mercado, hasta hace poco tan común entre los productos financieros anunciados por bancos y cajas de ahorro. Una pena, pero es lo que tiene la crisis, que se lleva por delante buenas ideas. Al menos siempre nos quedarán páginas como Nuroa.es para ‘pillar’ alguna oportunidad.

Prohibición de las cláusulas suelo en las hipotecas

La primera sentencia de la historia contra las acotaciones del Euribor en las hipotecas acaba de ver la luz. Tiene un largo camino hasta ratificarse, pero algo es algo.

La primera sentencia de la historia contra las acotaciones del Euribor en las hipotecas acaba de ver la luz. Tiene un largo camino hasta ratificarse, pero algo es algo.

Casi todo hipotecado en España ha vivido una situación muy frustrante últimamente: su hipoteca referenciada al Euribor más un porcentaje, debaja de bajar de la noche al día sin previo aviso y por mucho que el Euribor, su índice de referencia, siguiera bajando. ¿No se supone que mi hipoteca fluctúa al ritmo del Euribor? Sí, pero no. Y todo por obra y gracia de las cláusulas suelo que multitud de ofertas hipotecarias esconden: tu cuota anual sólo baja hasta un tope, aunque el Euribor siga bajando más allá de ese tope. Las entidades de créditos suelen camuflarla con una supuesta cláusula protectora para el comprador: la cláusula techo. Viene a ser lo contrario, te dicen que por mucho que suba el Euribor, tu cuota anual no subirá más allá de una cuota establecida. El problema es que las hipotecas tienen muy fácil llegar a los suelos que se están contratando, y sin embargo tienen casi imposible llegar al techo.

Pero eso puede empezar a acabarse, pues un juzgado de Sevilla ha obligado a BBVA, Cajamar y Caixa Galicia ha anular sus cláusulas techo y suelo de varias de sus ofertas inmobiliarias, por considerarlas abusivas. Si bien la sentencia se va a recurrir, y es posible que pasen años hasta que surtan verdadero efecto, es un un primer paso hacia una regulación más trasparente del mercado de las hipotecas.

El juez se basa en la unilateralidad de la norma (el banco o caja la impone y punto), en la falta de información (te comparan una con la otra cuando son muy diferentes en términos de posibilidad de utilizarse) y lo abusivo de su planteamiento, con porcentajes disparatados en muchos casos. Seguiremos atentos, por el bien de nuestra compañera inseparable la hipoteca.

Renovar la cocina, muebles nuevos Plan Remueble 2010 Caja Laboral

Para todos aquellos que hayáis comprado una casa pero no tengáis dónde freíos un huevo, hay bancos y fabricantes que se asocian para darte las mejores condiciones de financiación.

Para todos aquellos que hayáis comprado una casa pero no tengáis dónde freíos un huevo, hay bancos y fabricantes que se asocian para darte las mejores condiciones de financiación.

El mayor gasto en el que suele incurrir una persona a lo largo de su vida es la compra de una vivienda. En eso estamos todos de acuerdo. Posteriormente, se habla de que el segundo mayor gasto es el vehículo familiar, dejando en el tercer puesto la compra de un ordenador. En lo que poca gente piensa es en que los pisos suelen venir vacíos, y vivir entre cuatro paredes vacías no tiene mucho encanto, la verdad. Ayudas a la vivienda, ayudas a la comrpa de un coche, mercado de segunda mano, guerra de precios entre empresas de tecnología punta… ¿Pero es que nadie se da cuenta del pastón que cuesta amueblar un piso? Parece que últimamente, sí.

Al menos Caja Laboral, sí, con su nuevo Plan Remueble 2010, un crédito con condiciones singulares especialmente pensado para renovar (o montar por primera vez) la cocina de nuestra casa:

  • Sin intereses (0% TAE).
  • Plazo: un año.
  • No hay rangos de importe, el crédito será tan grande como el precio de tus muebles.
  • Han de ser muebles Fagor, se trata de un acuerdo entre el fabricante y la caja para beneficiarse mutuamente de nuevos clientes (tienen inversiones en común, son empresas que comparten más que esta promoción).
  • Sin comisiones de ningún tipo.
  • Obligatorio remodelar o crear una cocina nueva entera, con todos sus módulos, no es válido para muebles sueltos.

La comodidad de ir a una tienda Fagor (un fabricante de reconocido prestigio y trayectoria, por otra parte) sin dinero y salir con una cocina nueva, debe ser un gustazo.