Test de estrés a bancos europeos, ¿para qué un test de esfuerzo?

El sector bancario europeo contiene la respiración. Estamos a punto de conocer los resultados de los exámenes finales a los bancos más poderosos de todo el continente.

El sector bancario europeo contiene la respiración. Estamos a punto de conocer los resultados de los exámenes finales a los bancos más poderosos de todo el continente.

Las pruebas de esfuerzo o test de estrés, así llamadas por su traducción literal desde el inglés, ya están aquí. Desde hace mucho sabemos el día D (mañana, viernes, para tener un fin de semana detrás para digerirlo) y la hora H (sobre las 6 de la tarde, cuando ya hayan cerrado las bolsas de todo el continente). En ese momento, el Comité de Supervisores Bancarios europeos (CEBS) harán públicos los resultados de las pruebas a las que han sometido a 91 bancos y cajas de toda la Unión Europea, unas entidades que por lo visto son representativas de hasta el 65% del espectro financiero europeo. ¿La meta? Comprobar hasta qué punto estaría el sistema bancario europeo preparado para una posible crisis como la actual, ver qué hay que hacer para que esto no vuelva a repetirse.

Peliaguda cuestión: por un lado, si los test de esfuerzo son negativos, podrían dinamitar el atisbo de recuperación económica, sembrando de nuevo dudas en los mercados. Pero, por otro lado, si los resultados son muy boyantes, la gente podría no entender porqué se les ha prestado y se les siguen prestando tanto dinero y ayudas de todo tipo a los bancos y cajas. En Estados Unidos ya se hicieron este tipo de test hace alrededor de un año, y la cosa quedó en tibieza. Si aprendemos del Tío Sam, allí también se vivió cierto nerviosismo antes y justo después de los test, pero a la larga han demostrado ser un punto de inflexión a la hora de restaurar la confianza en el sistema. No nos engañemos, si los que mandan no pensaran que eso mismo va a pasar aquí, estos test europeos nunca se habrían hecho. Nadie (al menos supuestamente) tira piedras contra su propio tejado.

Como siempre en el mundo de las finanzas, han habido filtraciones, y en el caso español éstas sitúan al BBVA y Santander a la cabeza de Europa (algo por todos ya sabido, por otra parte) y también hablan del Banco Popular como una entidad muy sana. Por otro lado, parece que Banesto, Bankinter y Banco Pastor estarían en el filo de la navaja, con posibilidades de caer al saco de los bancos que podrían necesitar de nuevo ayudas si vinieran mal dadas. Mañana saldremos de dudas.

Los mejores bancos y las mejores cajas de ahorro

Siempre está bien saber si nuestro banco o caja está bien valorado, más que nada para saber si nuestro comercial de turno nos está contando 'medias verdades'.

Siempre está bien saber si nuestro banco o caja está bien valorado, más que nada para saber si nuestro comercial de turno nos está contando 'medias verdades'.

La empresa de de reputación corporativa Merco (no confundir con Marco, el del mono Amedio) acaba de publicar los resultados de su estudio anual sobre bancos y cajas. And the winner is… (redoble de tambor…): ¡La Caixa! Nada extraño, teniendo en cuenta que repite en lo más alto durante la friolera de los últimos 7 años. ¿Será que la gente está enganchada por su indescifrable logo?

Se trata de un estudio popular, social si se quiere, pues la compañía en cuestión se dedica a preguntarle a los clientes qué destacarían y que detestan de su banco o caja, si están dispuestos a cambiarse, qué huele mal en general… Y al final simplemente suman, restan, y sacan las listas siguientes.

Las mejores entidades financieras de España:

  1. La Caixa.
  2. Santander.
  3. BBVA.
  4. Bancaja.
  5. Caja Madrid.
  6. ING.

Como las preguntas que hace Merco son de todo tipo y condición, podemos segmentar las respuestas por comentarios, siendo así la entidad que más confianza da el Banco Santander, por ejemplo, la que mejor relación calidad-precio da es ING o con La Caixa destacando como la de comportamiento más ético.

También se preocupa de las cajas regionales, ahí va el pódium:

  1. Caja Navarra.
  2. CAM.
  3. Caixanova.

Tampoco en este campo hay grandes novedades, Caja Castilla la Mancha no se preveía en puestos de medalla, no.

¿Qué son los bancos malos?

Aunque muchos piensan que su banco es un banco malo o cosas peores, los bancos malos son otra cosa…y por raro que parezca, se plantea como una solución a la crisis.

Aunque muchos piensan que su banco es un banco malo o cosas peores, los bancos malos son otra cosa…y por raro que parezca, se plantea como una solución a la crisis.

En esta crisis hay dos tipos de problemas principales: a nivel ‘terrenal’ el problema es el paro; a nivel ‘altas esferas’ el problema son los bancos: debido a su avaricia (si se puede llamar así, ya que lo único que hacían era intentar ganar dinero…a toda costa…como muchos hacen) los bancos intentaron abarcar más de lo que tenían y les salió el tiro por la culata. La historia completa ya te la contamos.

Debido a esos activos ‘tóxicos’ que ahora tienen los bancos, éstos no se fían unos de otros y ahora nadie presta dinero a nadie porque no saben si al prestarlo se despedirán del mismo para siempre (porque el banco puede quebrar) y, en consecuencia, los bancos no tienen dinero para prestar, no dan dinero a las empresas, éstas no pagan/cobran, tienen que despedir a gente, etc…

¿Esto tiene solución? Yo no lo sé y creo que los gobiernos tampoco, pero están probando algunas y una de las últimas que quieren probar (Alemania ya ha empezado) es crear bancos ‘malos’. Estos bancos ‘malos’, abocados al fracaso, comprarían esos activos ‘tóxicos’ de los bancos ‘buenos’ (los de siempre) a un precio barato.

¿Y eso para qué sirve? Al banco malo de poco: al tiempo de empezar a comprar activos tóxicos necesitaría la intervención de un banco central (igual que ya está pasando ahora con los bancos ‘buenos’, que son ayudados por gobiernos) y ya está, el estado (es decir, todos) nos comemos los activos tóxicos de los bancos ‘buenos’.

¿Y para qué le sirve a los bancos supuestamente ‘buenos’?
Pues al vender los activos tóxicos se quedaría sólo con lo bueno y esto le serviría para dar un lavado de cara a sus cuentas y al pedir dinero a otros bancos, al ver éstos que ya tienen activos malos que les llevarán a la ruina, se lo prestarán, harán negocio, prestarán a otra gente, se salvarán empleos…Todo esto es una suposición.

¿Todo esto es posible?
En principio si, ya que se está empezando a realizar en algunos países y en el fondo es hacer casi lo mismo que se hace en la actualidad: en lugar de esperar a que un banco ‘bueno’ quiebre y el estado lo ‘salve’, dañando aún más la imagen actual de los bancos y minando la confianza de la gente, directamente se quita la parte mala a los bancos y se salva, dejando la parte que funciona de los bancos. En otras palabras, es el Fondo de Garantía de Depósitos actual

Es injusto, sobretodo para nosotros y beneficioso para ellos, los bancos, pero ahora mismo a los dirigentes no se les ocurre nada mejor.

Los bancos ofrecen cada vez más depósitos estructurados

Mitad depósito de los de toda la vida, mitad inversión en Bolsa, los depósitos estructurados pueden ser una buena oportunidad o una mala elección, según se mire.

Mitad depósito de los de toda la vida, mitad inversión en Bolsa, los depósitos estructurados pueden ser una buena oportunidad o una mala elección, según se mire.

Al oír el nombre de depósito estructurado, quizá más de uno se eche a temblar, pues en otro tiempo estuvieron de moda y dieron muchos disgustos por la falta de información y riesgo elevado que se ofrecía. Se trata de productos financieros que, si bien suelen tener la mayoría del capital garantizado, sino todo, su rentabilidad depende en parte de un plazo fijo y en parte de la evolución de la Bolsa, por lo que puede ser que no haya ningún tipo de rentabilidad una vez venza el plazo contratado, o incluso que perdamos dinero al contratarlo. Últimamente las cajas y bancos se han lanzado a ofertalos de nuevo, pero exigiendo por parte del cliente una declaración en la que digan claramente que saben de qué va el tema, para que si luego pierden dinero o no ganan nada, no se puedan quejar. Transparencia y claridad, que se llama.

Como muestra, un par de botones, como el Depósito Estructurado Eurozona de Bankinter:

  • 100% garantizado a vencimiento.
  • Plazo de 2 años.
  • Inversión mínima de 1.000 euros.
  • La rentabilidad se calcula a partir de la evolución del índice EuroStoxx 50 (el índice de valores europeos) medido mes a mes durante los 2 años.
  • Posibilidad de cancelación mensual antes del vencimiento.

O el Depósito CAN Mosquetón de Caja Navarra:

  • Recuperación de la inversión inicial garantizada.
  • 40% a plazo fijo de 3 meses al 4% anual.
  • 60% depósito referenciado a la variación bursátil de Telefónica, Banco Popular, Repsol, Iberdrola y Banco Santander.

Deutsche Bank o Caixa Catalunya también ofrecen actualmente este tipo de productos.

En Estados Unidos dividen a los bancos en buenos y malos

Ni todos son malos malísimos ni todos son buenos como angelotes. Como todo en la vida, entre los bancos también los hay de fiar y los hay de no fiar, y en Estados Unidos los han dividido.

Ni todos son malos malísimos ni todos son buenos como angelotes. Como todo en la vida, entre los bancos también los hay de fiar y los hay de no fiar, y en Estados Unidos los han dividido.

La información al poder, aunque sea peliaguda. La Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), la del amigo Bernanke, ha dicho que basta ya de incertidumbres y ha elaborado una lista con pelos y señales de bancos boyantes (sí, sí, los hay), bancos ‘que ni fu ni fa’ y bancos a los que mejor no arrimarse. Por supuesto esto ha traído la alegría y la desesperación a partes iguales a Wall Street, porque los datos que se manejan hacen que a uno se le acaben los dedos contando ceros. (Recordemos que todos los bancos del mundo acaban estando unidos de una u otra forma, así que la medida no es poca cosa).

En total son 19 las entidades financieras a las que ha examinado la Fed, los más importantes, pues como se pusiera a evaluar a todos no acababa ni en 2.016 (en América hay bancos en cada pueblecito). De los ‘big 19’, siete necesitan captar unos 50.000 millones de euros en total para que deje de llegarle el agua al cuello. El que peor lo está pasando es el Bank of América, que necesita él solito más de 20.000 millones de nuevo capital si no quiere verse en problemas, todo por culpa del ladrillo, claro. Por otro lado, seis grandes bancos (JP Morgan, Goldman Sachs, MetLife, American Express, Bank of New York y Capial One), están tranquilitos con su capital, así que sus inversores están como unas castañuelas.

¿Esto es bueno, esto es malo? Para gustos, los colores. Pero al menos relanza la iniciativa de crear ‘bancos malos’ para tener bien localizado todo lo que huele a podrido en el mundillo financiero. En España hacer algo así sería impensable, primero porque a buen seguro la Unión Europea tendría mucho que decir en todo esto (es lo que tiene pagar en Euros), y segundo porque el Gobierno no parece con autoridad moral ni de ningún otro tipo para meterse en los libros de cuentas de maxibancos tipo Santander o BBVA. Yo creo que sería bueno para todos, pues al menos reduciría la incertidumbre, ese mal tan extendido y que tanto daño hace a la economía en general. Hay ocasiones en las que copiar no es de simples.