Alquiler gratis en Alemania a cambio de oraciones

¿Quieres vivir de alquiler sin pagar por la vivienda? En una ciudad de Bavaria, en Alemania, te dan un techo a cambio de que reces por los dueños. Vete practicando con la Salve y el Padre Nuestro…

¿Quieres vivir de alquiler sin pagar por la vivienda? En una ciudad de Bavaria, en Alemania, te dan un techo a cambio de que reces por los dueños. Vete practicando con la Salve y el Padre Nuestro…

Los alquileres más bajos del mundo no están en ningún país pobre, sino en el centro de Europa, más concretamente en la ciudad alemana de Augsburgo, en la región de Bavaria: exactamente 0,88 euros mensuales + Padre Nuestro, Salve y Credo diario por los dueños.

La cosa viene de lejos, de los tiempos de Jacobo Fugger ‘El Rico’, allá por el siglo XVI. Le llamaban así por su visión para los negocios, pues era amiguete de los altos cargos del Vaticano y financiador de Carlos V, lo que le convirtió en un empresario de categoría (es lo que tiene hacer tratos con el Altísimo y el Rey a la vez, aciertas seguro). Pero además era muy católico, por lo que fundó una colonia donde unas 50 familias sin recursos podían vivir a bajo precio a cambio de mantener las costumbres católicas a rajatabla, incluida la de rezar día sí día también por el alma de los banqueros en la capilla construida en la colonia. El precio del alquiler no se ha modificado desde entonces, y el florín mensual que pagaban entonces los inquilinos se ha convertido en 0,88 euros hoy en día.

Unos 150 inquilinos aprovechan ahora la oportunidad de disfrutar de un piso de 60 metros cuadrados totalmente equipado (algunos incluso con jardín) prácticamente gratis. Sólo queda una vivienda libre, y porque se usa de museo. Como se corra la voz, me parece que las academias de alemán se van a llenar…

Apuntarse al Paro por Internet

Cuando leí esta noticia sólo pensé una cosa: por fin. Celestino Corbacho anunció hace pocos días la intención de que en pocos meses pueda cobrarse el paro por Internet.

Cuando leí esta noticia sólo pensé una cosa: por fin. Celestino Corbacho anunció hace pocos días la intención de que en pocos meses pueda cobrarse el paro por Internet.

El Ministro de Trabajo reconoció que se ha rebajado el plazo para conceder el derecho a Paro de dieciséis a ocho días y que en tres o cuatro meses espera que puedan hacerse estos trámites por Internet

Esto evitaría a las pobres personas que se han quedado sin empleo el tener que hacer colas a las tantas de la madrugada, además en invierno, para coger un sitio y poder apuntarse al paro. Me recuerda a las colas que hemos tenido que hacer todos para coger número el día que querías hacerte el DNI: por suerte, ya es posible desde hace unos meses pedir cita por teléfono e internet y está todo mejor gestionado.

La renovación y actualización a nuestros tiempos del INEM es inevitable: no sólo por la crisis que estamos viviendo, sino que debe modernizarse como lo hizo en su día Hacienda y ahora somos muchos los que en su día agradecimos el programa PADRE y ahora hacemos todos los trámites por Internet. El INEM debe realizar una conversión del mismo estilo: trámites por internet, búsqueda de empleo eficiente, menos burocracia y papeleo, más ayuda a los desempleados…

Y ya que se ponen, después podrían seguir con la modernización de la Justicia. Y, como decían Tip y Coll, “la semana que viene….hablaremos del gobierno”.

Qué es un banco basura

El banco basura es la solución definitiva a la crisis: una gran entidad repleta de apestosos y pútridos activos tóxicos, recolectados con amor de las que fueron las empresas más poderosas del mundo

El banco basura es la solución definitiva a la crisis: una gran entidad repleta de apestosos y pútridos activos tóxicos, recolectados con amor de las que fueron las empresas más poderosas del mundo

Un banco basura no es lo mismo que una basura de banco, ni que un banco pestoso, aunque en cierta forma tiene algo de los dos.

Se trata de la base de una idea que pulula en las calenturientas y humeantes mentes de los economistas america que han llegado a una conclusión: los balances de los bancos están llenos de excrementos, también llamados activos tóxicos: derechos que no valen un dólar, y títulos con valor negativo. Comienza la cadena de reflexiones: ¿y si este es el problema que mes tras mes nos da un buen susto, por qué no hacemos una cosa?: llamamos a los basureros de activos tóxicos (por cierto una profesión con futuro en estos tiempos). Estos recogen de cada banco toda la mierdona (con unas tenacitas de esas para no tener que tocarlas con las manos). La meten en unas bolsas negras con asas y perfumadas y la después en un gran contendor que llamamos.. Banco Basura,… estatal claro está, que para eso está el dinero de los cada vez menos contribuyentes.

Esto es la cosa de ser Nóbel de economía, o de haber estudiado en Harvard y sitios así, es que se te ocurren cosas como estas.

Como nosotros no tenemos a estos tipos de cerebros,aunque Andy (de Andy y Lucas),si tiene una teoría, que ya está tomando muy en cuenta el Gobierno, he pensado que podíamos importar (que de importar sabemos mucho, de exportar andamos más verdes) esto de los Banco Basura y montar uno aquí.

A mi sin embargo se me plantean algunas dudas:

¿quién va a querer se cliente de un Banco Basura? Bueno, tenemos alguno: el Sr. Barragán, …, bueno y todos estos

¿A quién podemos poner de presi del Banco Basura? quizás Julián Muñoz, que está bien acostumbrado a esto de los fondos subterraneos, o a el Sr. Roca, que decoraría con gusto y preciosos animalitos disecados las oficinas, lo que daría caché, a la vez de pedirle a su pariente el de los sanitarios, unos wc, que tan necesarios pueden ser en un estercolero de este tipo.

Y en la ventanilla…, bueno os dejo eso en vuestras manos de excelentes reclutadores y selectores de personal.

Vía: Negocios.com

Las matemáticas del plan de salvación económico de Obama

Obama llega estos días a la Casa Blanca con un plan de reactivación económica enorme debajo del brazo. ¿Qué pasaría si nos repartiéramos ese dinero entre todos?

Obama llega estos días a la Casa Blanca con un plan de reactivación económica enorme debajo del brazo. ¿Qué pasaría si nos repartiéramos ese dinero entre todos?

Estamos en la semana Obama, que no es sólo una rima fácil, sino el periodo de 7 días en que el Presidente de los EEUU (Barack, para los amigos) toma posesión del cargo, su mujer manda cambiar las cortinas de la Casa Blanca y hay que retirar la pegatina del buzón. 2 millones de personas van a colapsar Washington (no se por dónde entrarán, porque está prohibido el tráfico en la zona centro), todos los informativos se hacen hoy desde allí, su cara empieza a competir con la del Ché en número de camisetas protagonizadas… ¿Y todo por qué? Porque despierta esperanza. Y donde más necesitados estamos de esperanza es en lo económico. ¿Qué propone el de Honolulu? (Haber nacido en Hawai le suma méritos, estudiar de joven con esas playas al lado debe ser muy difícil).

Pues Obama llega con un planazo de rescate bajo el brazo: 775.000 millones de dólares en lo que él llama Plan de Reactivación Económica. Estos días circulan por la red “cuentas de la vieja” muy interesantes, veamos:

  • Milloncejos: 775.000 (dólar arriba, dólar abajo)
  • Habitantes en la Tierra: 6.800 (familia arriba, familia abajo)
  • Milloncejos : habitantes = 114 millones de dólares por barba (o sin ella, que aquí he metido también a los niños). Han habido fallos en la división, y en realidad tocaríamos a 144 dólares por persona.
  • A cada norteamericano el plan dicen que le va a costar 2.600 dólares, lo cual no parece muy sano para sus economías familiares…

Las cuentas no están claras, y al tachar ceros en la multiplicación, el verdadero reparto serían 144 dólares para cada ser humano, (de los cuales tampoco renegaría, dicho sea de paso). Pero, ya lo advertíamos, el mundo de las finanzas es tan complejo que repartiendo el dinero entre todos, y aunque tocaramos a los millones que en realidad no nos tocarían, sólo crearíamos nuevos ricos. ¿Quién trabajaría entonces?, ¿quién construiría las mansiones que todos querríamos comprar? Acabaríamos siendo todos como el Rey Midas, que todo lo que tocaba lo convertía en oro, pero el oro ni se come, ni se bebe, ni se disfruta por sí solo. Es preferible fiarse de las matemáticas, y que si hay que repartir, repartan 144 dólares por persona, así seguiremos necesitando ir a trabajar todos los días.

Démosle un voto de confianza a Obama, la economía le necesita, y ahí estaremos los ninjas para contar todo lo bueno y malo que haga. ¡Faltaría más!

Dos formas diferentes de ver la crisis: Mercadona y Telefónica

La crisis en las empresas se está afrontando de maneras muy distintas: intentando aprovechar la oportunidad, cerrando parte de los negocios, recortando gastos, etc…

La crisis en las empresas se está afrontando de maneras muy distintas: intentando aprovechar la oportunidad, cerrando parte de los negocios, recortando gastos, etc…

Hoy queremos mostrarte dos ejemplos de cómo hacer frente a la crisis, uno que considero interesante y otro que considero no interesante (por decirlo de una manera educada).

Telefónica: después de cerrar el año pasado un ERE de 13.900 empleados que ha sido recientemente criticado y usado como referencia por el Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, como un ejemplo de cómo no prejubilar en España, este año ha decidido empezar a hacer frente a la crisis cobrando por servicios que antes eran gratis para sus abonados.

Por ejemplo: antes ofrecían un servicio gratuito que se llamaba Pásame Saldo, que además les interesa porque consiguen que los usuarios consuman llamadas que antes no podían hacer, pues ahora cobran 29 céntimos por cada transacción. También hizo lo mismo antes con el servicio de identificación de llamada o los cambios de titular.

Mercadona: aunque también ha tenido problemas con algunos trabajadores, la empresa cuenta con 53.000 empleados fijos en plantilla y sigue creciendo. Para afrontar la crisis han decidido mantener la relación calidad/precio, pero consiguiendo reducir precios a base de readaptar el catálogo de marcas que tienen (dejar sólo las que más se venden), abaratar costes de embalaje y empaquetado y adecuar los productos a los más vendidos. El cliente más exquisito puede que note algún cambio, pero la mayoría de los clientes seguirá encontrando las mismas marcas y los mismos precios. Ellos ahorran y los clientes no pagan más.